Portada de EL DIA

Portada

AnteriorPosterior


criterios

el d?a dec?a ... la prensa dec?a...

la ?ltima

d?as de verano

p?gina de inicio

las im?genes de la bajada 2000

opiniones

documentos de el dia digital

1? campa?a nacional anti virus inform?ticos

verano 2000. calidad de las playas

editorial leoncio rodr?guez s.a.

 

MATEO PRADA CANILLAS


HACE poco tiempo, Juan Arencibia dijo, poco m?s o menos, que la profesi?n militar ahora est? siendo cuestionada desde distintos frentes, sin que exista causa leg?tima para ello.

Es esta una verdad incuestionable. Se demostr? recientemente con la actitud de Pujol, en el desfile - homenaje a las Fuerzas Armadas en Barcelona. Esas fuerzas que, patri?ticamente, llegado el caso, est?n dispuestas a morir en defensa de la Patria. En defensa de la libertad. En defensa de nuestra Constituci?n.

Estas transcritas realidades trajeron a mi mente el recuerdo de un militar de cuerpo entero. De un militar forjado en una sola pieza. Un militar que tuve el honor de estar a sus ?rdenes, en el Regimiento de Infanter?a n?m. 49, en el cuartel de San Carlos, de esta Capital. Este militar inigualable era Prada Canillas que, all? por el a?o 1949, era comandante y yo, alf?rez de la Milicia Universitaria. Era un militar con una preparaci?n excepcional, que amaba profundamente su profesi?n. Hijo de militar. Hijo del coronel Antonio Prada, hab?a asimilado, en su hogar, el esp?ritu castrense. Sab?a que era verdad el dicho de Calder?n, de que la milicia es una religi?n de hombres honrados. Y ?l, con su conducta, con su actuaci?n, con su coraje, lo demostr?.

Un hombre que fue director de la Escuela Superior del Ej?rcito, capit?n general de Burgos durante tres a?os y, finalmente, capit?n general de Canarias y jefe del Mando Unificado, como entonces se llamaba, y, sin embargo, fallece en el a?o 1986, sin apenas dejar fortuna, cuando lo tuvo todo a su alcance, dando con ello una ejemplar lecci?n a todos los que piensan que los cargos son no para servir, sino para servirse de ellos. Sembr? el ejemplo que a todos llega, en especial a sus hijos, en esta misma l?nea de servicio: de vocaci?n y rectitud moral.

Creo que ahora, repito, que se cuestiona al Ej?rcito desde tantos frentes, es hora de poner a la consideraci?n p?blica valores como Mateo Prada Canillas, y a los miles de militares que han dejado parte importante de su vida en defensa de unos ideales. En defensa de nuestra integridad territorial, ahora tambi?n amenazada.

Me vienen a la memoria los nombres de militares de aqu?, o casados aqu?, los de Lorenzo Machado, Pablo Matos, Santos Mi??n, Bernab? Rodr?guez Pastrana, Mandillo, S?enz Izquierdo, Ram?n Ascanio, Echarte del Valle, Angel Romero, Carnero Moscoso, Manuel Palau y tantos otros, que permanecen en mi recuerdo, y no puedo citarlos a todos nominalmente, labor imposible; pero a todos ellos rindo mi tributo de admiraci?n y de respeto.

Los militares, hay que decirlo, han estado siempre en su sitio, ocupando, en cada momento, el protagonismo que se les otorg?. Siempre al servicio de Espa?a. Siempre dispuestos a morir por ella, si fuera necesario. Podemos estar tranquilos. Ah? est?n. Podemos contar con ellos cuando les necesitemos.


ANGEL RIPOLLES BAUTISTA

 

TENERIFE | LA LAGUNA | TENERIFE NORTE | TENERIFE SUR | LA PALMA | DE TODA CANARIAS
DE TODA ESPAÑA | ECONOMÍA | DE TODO EL MUNDO | DEPORTES | SUCESOS | CULTURA


Contacte con nosotros
© Copyright 2000, Editorial  LEONCIO RODRIGUEZ, S.A.