Portada de EL DIA

?ndice de la secci?n de toda espa?a

Portada

Posterior


publicaciones anteriores

criterios

el d?a dec?a ... la prensa dec?a...

la ?ltima

d?as de verano

p?gina de inicio

las im?genes de la bajada 2000

opiniones

documentos de el dia digital

1? campa?a nacional anti virus inform?ticos

verano 2000. calidad de las playas

editorial leoncio rodr?guez s.a.

 

ETA Juan Mar?a J?uregui viv?a en Chile y se encontraba en su pueblo natal de vacaciones
La banda terrorista asesin? ayer en Tolosa al ex gobernador civil de Guip?zcoa

TOLOSA/MADRID (AGENCIAS). Los asesinos de ETA tienen desde ayer otra muesca en sus culatas. La de Juan Mar?a J?uregui Apalategui, ex gobernador civil de Guip?zcoa, de 49 a?os, casado y con una hija, a quien dos terroristas descerrajaron ayer, en la nuca y por la espalda, dos disparos mientras tomaba un caf? en el bar del front?n de Tolosa.

Es, tras el asesinato de Fernando Buesa, el segundo dirigente socialista vasco muerto tras el fin de la tregua que mantuvo la organizaci?n; la s?ptima v?ctima desde la vuelta de ETA a los atentados.

Ja?regui, que trabajaba en Santiago de Chile como director de una de las tiendas libres de impuestos del aeropuerto internacional, cerraba estos d?as un corto per?odo de vacaciones en Tolosa. El Ministerio del Interior ya ha rechazado que la familia del pol?tico hubiese solicitado escolta.

Minutos despu?s de las 11 de la ma?ana, entr? en el bar del front?n Beotibar en compa??a de un redactor de ?Euskal Telebista?, con quien preparaba la entrevista que iba a conceder a la cadena p?blica vasca de televisi?n.

A los pocos minutos, sobre las 11,30 horas, dos desconocidos accedieron al local, uno de ellos se aproxim? por la espalda al ex gobernador civil y, antes de que nadie pudiese reaccionar, le dispar? al menos dos veces. Una de las balas le entr? en la cabeza por la nuca. El destrozo que provoc? el impacto hizo que los servicios m?dicos de urgencia que atendieron el cuerpo en primer lugar no pudieran precisar con exactitud el n?mero de impactos que recibi? la v?ctima.

Fortaleza f?sica

Los asesinos eran dos varones, de entre 30 y 35 a?os de edad, de complexi?n media y altura pr?xima a los 175 cent?metros. Vest?an ropa deportiva, propia de quienes visitan en s?bado el front?n, y llevaban gafas de sol, lo que puede dificultar su identificaci?n. Sin embargo, un testigo pudo precisar que el ?etarra? que se qued? controlando la puerta de salida del bar, luc?a una cuidada perilla. Respecto al autor material del crimen, apenas recuerdan los clientes del bar que portaba una gorra con visera.

Los dos salieron a la carrera y pronto se les perdi? la pista. La Ertzaintza supone que, no muy lejos, un tercer ?etarra? les esperaba a bordo de un coche en marcha, en el que abandonaron Tolosa. Este veh?culo, seg?n las primeras hip?tesis, es el que poco tiempo despu?s hizo explosi?n en la vecina localidad de Billabona.

De inmediato, Juan Mar?a Ja?regui fue dado por muerto. Pero su descomunal fortaleza f?sica permiti? que los servicios m?dicos de urgencia que le atendieron en el bar recuperasen sus funciones vitales, al menos en apariencia. Trasladado a la Cl?nica La Asunci?n de Tolosa en una ambulancia medicalizada, el primer parte m?dico ya le dio por ?cl?nicamente muerto?, pese a lo cual los facultativos hicieron todo lo que estuvo en sus manos.

El organismo del dirigente socialista aguant? hasta las 13 horas, momento que el que tuvo que expedirse ya el certificado de defunci?n. Fue el portavoz del Gobierno vasco, Josu Jon Imaz, que se hab?a acercado al centro sanitario, quien inform? del ?bito.

Poco despu?s, un furg?n f?nebre traslad? el cad?ver hasta el tanatorio del cementerio de Polloe, en San Sebasti?n, donde le fue practicada la autopsia.

Enrique Villar, delegado del Gobierno en el Pa?s Vasco, ofreci? a la familia y al PSE la sede de la ahora subdelegaci?n del Gobierno en Guip?zcoa para instalar la capilla ardiente. Pero los dirigentes socialistas prefirieron para el triste tr?mite la ?casa del pueblo? de San Sebasti?n.

La reacci?n en Tolosa y en las tres capitales no se hizo esperar.

Unas 300 personas, entre las que se encontraban representantes de todos los partidos pol?ticos vascos excepto de EH, secundaron ayer ante el Ayuntamiento de Tolosa una concentraci?n silenciosa en repulsa por el asesinato del ex gobernador civil.

La concentraci?n, convocada por todos los grupos de la oposici?n del Ayuntamiento de Tolosa, gobernado en minor?a por Euskal Herritarrok, se prolong? durante un cuarto de hora.

El acto estuvo presidido por el lehendakari vasco, Juan Jos? Ibarretxe, a quien acompa?aban el portavoz del Ejecutivo auton?mico, Josu Jon Imaz, el consejero de Educaci?n, Inaxio Oliveri, y los ediles de todos los partidos de la oposici?n del consistorio.

En las tres capitales

Los centros de protesta fueron diversos en las capitales vascas. En San Sebasti?n, la Plaza de Guip?zcoa; en Vitoria, la Plaza de Correos; y en Bilbao, la Plaza Moyua, se convirtieron a las ocho horas de la tarde en el lugar de las concentraciones de los dem?cratas para pedir la paz.

El Foro de Ermua, el Movimiento contra la Intolerancia y la Asociaci?n de V?ctimas del Terrorismo convocaron en Donosti a centenares de personas. Despu?s de quince minutos de silencio y sin pancartas, los congregados dirigieron sus pasos hacia la sede del PSE, donde qued? instalada la capilla ardiente.

Un centenar de bilba?nos se dieron cita en la Plaza Moyua de la capital vizca?na. En la capital del Pa?s Vasco, cerca de un millar de alaveses se manifestaron en silencio en la Plaza de Correos.


 

TENERIFE | LA LAGUNA | TENERIFE NORTE | TENERIFE SUR | LA PALMA | DE TODA CANARIAS
DE TODA ESPAÑA | ECONOMÍA | DE TODO EL MUNDO | DEPORTES | SUCESOS | CULTURA


Contacte con nosotros
© Copyright 2000, Editorial  LEONCIO RODRIGUEZ, S.A.