Actualidad

Los tinerfeños asumen con normalidad la implantación de la nueva moneda

La apertura de establecimientos en el primer día laborable del euro no tuvo incidencias reseñables. La mayor parte de usuarios pagó con pesetas y otro porcentaje importante, con tarjetas. Sólo una minoría lo hizo en euros, pero se prevé que en 15 días sea primera moneda.

EL DÍA, S/C de Tenerife
3/ene/02 19:26 PM
Edición impresa

La normalidad fue la nota dominante en el segundo día de implantación de la moneda única, que convivirá hasta el 28 de febrero con el euro.

El presidente de la Federación de Comercio de Tenerife (Fedeco), Luis de Miguel, señaló que las ventas se mantuvieron en la tónica de esta época del año. De Miguel destacó que se registraron pequeños retrasos en las ventas como consecuencia de las explicaciones que solicitaron en muchos casos los clientes sobre la conversión de los precios.

Respetar preferencias

Destacó que una parte de los clientes que pagaban con pesetas se opusieron a recibir el cambio en euros, lo que, insistió De Miguel, dificulta el cumplimiento del Código de Buenas Prácticas por parte de los comercios. Recordó que devolver en euros es una recomendación, pero no una obligación.

Por otro lado, Luis de Miguel señaló que el principal inconveniente, que ya había adelantado Fedeco a EL DÍA, y que ha sido denunciado por parte de diferentes comercios es la imposibilidad de contar con todos los billetes euro que necesitan. Explicó que esto viene motivado por la amplia demanda de euros en las entidades de ahorro, lo que obliga a hacer colas para poder contar con cambio, al mismo tiempo que los comerciantes no pueden acceder a todo la cantidad de dinero que necesitan, lo que se traduce en algunos casos en falta de liquidez de euros en las tiendas.

En este sentido, el presidente de la Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa (Cecapyme), Sebastián Sánchez Grisaleña, reclamó ayer al Banco de España y a las entidades financieras que provean al comercio de más moneda fraccionada para poder cambiar en euros, ante el déficit detectado en las primeras horas de convivencia de la peseta y la nueva moneda europea.

Esta situación, dijo, podría generar la pérdida de ventas, estimada de un 8% a un 15% hasta la adaptación definitiva por un estudio de la Federación Europea de Minoristas.

Por otro lado, De Miguel destacó la confianza demostrada por el público.

El titular de Fedeco apuntó que los comerciantes están dando una lección de saber hacer y vaticinó que en el plazo de 15 días la peseta pasará a un segundo plano.

En similares términos se pronunció el responsable de Relaciones Externas de El Corte Inglés de Tenerife, Alfredo Medina, quien estimó que, a partir del 15 de enero, la peseta caerá prácticamente en desuso. Destacó que durante el día de ayer buena parte del público ha recurrido al pago con tarjetas de crédito, situándolo en el 60%, frente al 50% que suele ser habitual.

Buen nivel de formación

Destacó la formación del público sobre la nueva moneda, aunque en el caso de El Corte Inglés, así como las grandes superficies, se ha reforzado el personal de información para atender al público.

Por otro lado, Medina apuntó que el público ha recibido con interés las devoluciones en la nueva moneda. Asimismo, señaló, se han intensificado las medidas de seguridad, al igual que en el resto de las grandes superficies, habiéndose reforzado el personal para dicho servicio y contando con la colaboración de las fuerzas de seguridad del Estado.

Por otro lado, el presidente del Congreso Nacional de Canarias (CNC), Antonio Cubillo, criticó que Canarias no esté representada en la nueva moneda y que se haya incluido los principales enclaves españoles en el continente africano, como son Islas Chafarinas, Melilla y Ceuta, que tildó de "colonialista".