Vivir

El HUC aplica una técnica novedosa para curar lesiones óseas en la mitad de tiempo

Consiste en la aplicación en la zona dañada de un concentrado de "factores de crecimiento", proteínas presentes en las plaquetas con capacidad de regenerar huesos y tejidos. Además de acelerar la recuperación, carece de efectos secundarios y es muy barata.

EL DÍA, S/C de Tenerife
3/ene/02 19:28 PM
Edición impresa

El Hospital Universitario de Canarias (HUC) aplica con buenos resultados una novedosa técnica en el ámbito de la cirugía, consistente en la aplicación de proteínas humanas que aceleran la regeneración de los huesos y tejidos hasta reducir a la mitad el tiempo de curación, informó a EL DÍA el jefe del Servicio de Cirugía Maxilofacial, Pablo Furelos Toral.

La técnica se sustenta en la utilización de concentrados de ciertas proteínas del paciente, las denominadas "factores de crecimiento", que están presentes en las plaquetas de la sangre. Esta sustancia completamente natural, aplicada sin ningún elemento extraño en el lugar dañado de los tejidos o en la fractura, acelera la velocidad de recuperación de forma significativa.

Estos resultados han sido comprobados por un grupo multidisciplinar de expertos de distintos países, del que forma parte Furelos Toral. Las comprobaciones de las lesiones de varios miles de pacientes, incluido un grupo tratado quirúrgicamente en el "Universitario", arrojaron que "la curación se produce en la mitad de tiempo", aseguró el especialista impulsor de esta técnica en Canarias.

Aunque los concentrados de proteínas humanas de crecimiento se emplean de momento en el HUC para determinadas operaciones de cirugía maxilofacial, como la colocación de injertos óseos, están indicados para otras patologías de especialidades como la traumatología. De hecho, "ha aportado resultados asombrosos - matizó - en el tratamiento de las ulceras diabéticas".

Furelos Toral aclaró que la curación con concentrados de proteínas está especialmente indicada en pacientes interesados en una rápida recuperación, como los deportistas, y en aquéllos de alto riesgo, como los portadores del virus de inmunodeficiencia adquirida y los diabéticos.

Resaltó la ausencia de efectos secundarios para el paciente, puesto que "se utiliza un elemento propio con capacidad osteoinductora".