Jornada Deportiva

El corazón sigue latiendo


4/ene/02 13:51 PM
Edición impresa

LA REACCIÓN DEL TENERIFE nos anima a todos. El presidente está decidido a echar el resto para evitar que el equipo caiga en Segunda División. A cualquier precio. Ha buscado jugadores, alguno tan bueno como Bassedas y otros que vendrán y, además, está intentando reconstruir la mejor versión de la dirección deportiva de la entidad.

Pérez se juega ponerle un buen final a su gestión, que acabará cuando él decida y no cuando quieran los demás, pero el Tenerife se juega mucho más. La única manera de pensar en que este equipo sobrevivirá es manteniendo su puesto en Primera División. En la causa de salvarle debemos unirnos todos, impulsados por el gestor, que ha reaccionado de manera inmejorable. No tiene dinero, pero salta todas las barreras, midiendo el riesgo y siempre saca un conejo de la chistera.

La situación es tan delicada como se ve. Con déficit de puntos sobre las previsiones de la primera vuelta, con un entrenador incompetente, soportando una plaga de lesiones que no parece tener fin y con un calendario cruel a corto plazo. Esta cuesta se ha empinado mucho. Pero a Pérez no le para nada, sigue animado, luchador y firme. Precisamente cuando aparece la oposición en el horizonte, su reacción es más briosa. Fichar a Bassedas sin dinero es otro síntoma de que el corazón del Tenerife late.