Sucesos

Detenidos en Arona dos hombres que montaron un locutorio telefónico clandestino

Al frente del mismo se hallaba un senegalés, que entregaba al presunto cerebro el veinte por ciento de las ganancias, y que relató a los agentes de la Guardia Civil que no sabía que su negocio fuera ilegal.

EL DÍA, S/C de Tenerife
4/ene/02 9:32 AM
Edición impresa

Dos individuos que supuestamente defraudaron a la Compañía Telefónica Nacional de España más de doce mil euros (dos millones de pesetas) tras montar un locutorio clandestino en Arona, fueron detenidos por efectivos de la Guardia Civil de Playa de las Américas, según confirmaron a EL DÍA fuentes de la 151 Comandancia de Santa Cruz.

Los hechos fueron detectados por la Compañía Telefónica en el mes de diciembre del pasado año, por lo que decidieron interponer una denuncia ante el puesto de la Guardia Civil de Las Américas, cuyos agentes iniciaron las pesquisas.

Pronto detectaron que una persona que trabajaba para una filial de Telefónica había montado un locutorio clandestino en el barrio de El Fraile (Arona), estando al frente del mismo un ciudadano de nacionalidad senegalesa y que era utilizado con relativa frecuencia por inmigrantes africanos.

Objeto de seguimiento

Como quiera que el supuesto defraudador, bien por sus conocimientos o por los contactos que mantenía con la compañía telefónica, pronto sospechó que era objeto de seguimiento, levantó el locutorio, el cual volvió a montar esta vez en La Estrella (Costa del Silencio).

Una vez la Guardia Civil obtuvo pruebas suficientes para proceder al desmantelamiento del locutorio, procedió a la detención del supuesto responsable, un senegalés, el cual relató a los agentes que él entregaba al presunto defraudador, un hombre domiciliado en la Cuesta de Piedra (Santa Cruz) un veinte por ciento de las ganancias obtenidas y que en ningún momento pensó que se tratase de algo clandestino, sino que contaba con todos los permisos pertinentes.

Éste, el presunto cerebro, también fue arrestado y la Benemérita le incautó más de cien mil pesetas. Además, se constató que tenía cuatro líneas activas pero que no había empleado y otras cuatro operativas.

Los detenidos, en unión de las diligencias practicadas, pasaron a disposición del juzgado de guardia de Arona acusados de un supuesto delito por defraudación del fluido telefónico.