Tenerife Norte

Ocho sociedades cinegéticas niegan que la continuidad de la caza menor esté asegurada

Rechazan las declaraciones del presidente de Taoyacen tras reunirse con Manuel Durbán y afirman que ya se han eliminado algunas prácticas y se obstaculiza la captura de conejos.

EL DÍA, Puerto de la Cruz
5/ene/02 18:22 PM
Edición impresa
EL DÍA, Puerto de la Cruz

La Agrupación de Sociedades de Cazadores de Canarias, formada por ocho colectivos de la Isla, negó ayer que la continuidad de la caza menor en el Parque Nacional de Las Cañadas del Teide esté garantizada, como aseguró recientemente a EL DÍA el presidente de la asociación cinegética Taoyacen, Gregorio Martín. Los responsables de las entidades Tanque Guayero, Norte Teide, Afocamu, Icoden Tanque, Los Chicharreros, Brisas del Cedro, Nuestra Señora del Rosario y La Fortaleza critican a Martín "porque se atribuye una representación de los cazadores que sólo está en su mente".

La agrupación afirma que la caza menor no sólo no está garantizada, "sino que ya se ha eliminado la actividad de captura de la perdiz moruna, la paloma y la tórtola". Además, denuncian que se ponen muchas trabas a la caza del conejo. "El parque nacional ha cerrado todas las pistas de acceso a su interior y sólo abre pequeños tramos, gracias a las presiones del colectivo", señalan.

"En Tenerife, más del 80% de los cazadores están dispuestos a expulsar a los actuales responsables de las federaciones Insular y Regional de caza por haber traicionado sus intereses y por la forma utilizada para permanecer en la poltrona desde hace 20 años, usando argucias en los procesos electorales para que sólo puedan votar el 0,8% de los cazadores y animando a crear sociedades como la de Gregorio Martín, que nace de la noche a la mañana para ser usada a su favor".

Rechazo a los "cazaderos"

Este sector crítico también rechaza los nuevos "cazaderos" de perdices "de granja" en fincas propiedad del Estado, "ya que sólo pretenden repoblar con animales criados con pienso y bebederos artificiales con el objetivo de llenar las perchas de sus amigos, incapaces de abatir a los animales que nacen y se crían salvajes en la Isla".

"El nuevo Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) incluye una ampliación, ya efectuada, de más de seis mil hectáreas de terreno que afectan a zonas de caza de perdiz y conejo, lo que suma una superficie total de 20 mil hectáreas. Además, se incluye la creación de muchas zonas de reserva de uso restringido, en las que no se podrá cazar ninguna especie", subrayan.

"En estos lugares se ha venido cazando hasta ahora sin causar ningún tipo de problema - sentencian - , pero el nuevo PRUG contempla el cierre de pistas y nos desposee de este derecho tradicional".