La Palma

Cierre temporal de bancos y el 80% de los cajeros, inoperantes por la escasez de euros

Durante los últimos días ha habido serios problemas de liquidez, especialmente en Los Llanos de Aridane y Santa Cruz de La Palma, tanto para las propias sucursales bancarias como para los comerciantes y habitantes de estos municipios que solicitaban la nueva moneda.

EL DÍA, Los Llanos de Aridane
5/ene/02 19:31 PM
Edición impresa

La consecuencia más inmediata se ha detectado en el funcionamiento de los cajeros automáticos de localidades como Santa Cruz de La Palma y Los Llanos de Aridane. Según fuentes bancarias, durante la jornada de ayer, el 80% de los mismos estaban inoperativos debido a la escasez de los billetes más usados, correspondientes a 10 y 20 euros. Incluso, varias entidades se vieron obligadas a cerrar temporalmente sus puertas debido a la falta de efectivo de la nueva moneda.

Según ha podido saber EL DÍA, tras consultar a varias entidades bancarias de ambas localidades, la escasez de euros se ha generado a raíz de los inconvenientes que se han detectado en el transporte de los billetes y monedas de euro, el cual se realiza por la empresa de seguridad Prosegur con un solo vehículo para toda la Isla.

Este hecho, ha supuesto que, debido al gran número de solicitudes de reposición emitidas por los bancos, se haya desbordado la capacidad de distribución que realiza dicha entidad en todo el territorio insular.

Si a tal circunstancia se une el nulo retorno de los billetes desde los comercios a los bancos, ante el temor a quedarse sin efectivo, y la masiva retirada de euros protagonizada por la población en cantidades superiores a las esperadas por las propias entidades; en La Palma, las mejores perspectivas se han quedado cortas tras los primeros cuatro días de convivencia con la moneda única.

A pesar de que los intentos de este periódico por contactar con los responsables de Prosegur en la Isla han resultado nulos, los directores de algunos bancos afirman que el próximo lunes la situación se habrá normalizado, una vez se haya repuesto el efectivo.