Tenerife Norte
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Dolores Delgado cancela su agenda de esta tarde en Zaragoza leer

¿Una vía hacia el desarrollo?

La intención del Gobierno de Canarias y del Cabildo tinerfeño de ampliar la TF-5 hasta Icod de los Vinos provoca un debate paralelo y de fondo sobre el modelo de crecimiento que debe seguir esta zona de la Isla en los próximos años.

6/ene/02 18:22 PM
Edición impresa

La ampliación de la Autopista del Norte hasta Icod de los Vinos ha encendido los ánimos de la población de esta parte de la Isla, que se encuentra dividida ante tal posibilidad. Muchos vecinos y algunos gobiernos municipales, como el de Los Realejos, se han pronunciado en contra de un proyecto auspiciado por la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Canarias y previsto en el Plan Insular de Ordenación de Tenerife (PIOT), aprobado por el Cabildo. Otros ayuntamientos y asociaciones, al contrario, respaldan la ampliación.

EL DÍA se acercó esta semana a la polémica para intentar arrojar algo más de luz en torno a un plan delicado, que ahora mismo se encuentra en fase de información pública. Gabriel Martín Lorenzo, técnico de la Consejería de Obras Públicas y responsable de la redacción del plan; Francisco Javier García, concejal de Coalición Canaria en el Ayuntamiento de Los Realejos; Juan José Acosta, consejero socialista del Cabildo Insular, y Jesús Sánchez, miembro de la Coordinadora Ciudadana No a la Autopista Los Realejos-Icod, debatieron sobre el futuro de la vía y, en general, del modelo de desarrollo para el Norte de la Isla.

Las posturas expresadas por Sánchez y Acosta fueron totalmente contrarias a la ampliación de la autopista, mientras que García apuntó que, tal y como están definidos los planeamientos municipales, quizás sea "inevitable" a largo plazo la construcción de la misma, aunque serían deseables otras alternativas. Lorenzo, por su parte, defendió el plan redactado, aunque insistió en que ahora mismo está sometido a información pública y no hay ningún proyecto aprobado, a la espera de la conclusión del debate público abierto en torno al mismo.

Sí estuvieron de acuerdo en que la discusión sobre la TF-5 entronca con otro debate de mucho mayor calado, el del modelo de desarrollo que se quiere para el Norte de la Isla, que no se debe eludir y que, más aún, debe convertirse en el eje fundamental de cualquier decisión sobre las infraestructuras y servicios.

El consejero socialista Juan José Acosta indicó que se hacen necesarios, para toda la Isla, estudios más rigurosos que prevean desarrollos compatibles y sostenibles. En el caso concreto del Norte, indicó que hay dos elementos fundamentales a tener en cuenta, que son la naturaleza y la historia. Así, añadió que cualquier obra que ponga en riesgo cualquiera de esos dos aspectos es, cuando menos, preocupante. Los socialistas, según recordó, han apostado en los últimos años por una obra adjudicada por el Cabildo, luego rescindida y finalmente retomada, que es la construcción de carriles de aceleración y apartaderos en la actual vía que une Los Realejos e Icod. Se trata, en definitiva, de mejorar las condiciones de la actual carretera, garantizando una mayor seguridad y un mejor tránsito de vehículos. Acosta indicó también que su grupo en el Cabido se opuso al PIOT y que el sentido de ese voto se justifica en parte por la previsión de ampliación de la autopista.

El máximo responsable técnico del proyecto, Gabriel Martín Lorenzo, aseguró que se han creado muchos malentendidos con el plan y recordó que la decisión política para la ampliación de la TF-5 se tomó en 1997 y que el Cabildo de Tenerife también ha apostado por esa misma solución dentro del PIOT. "Ahora mismo - subrayó- estamos en un segundo momento, que es decidir cómo se ejecutará esa decisión ya tomada".

El técnico de Obras Públicas recordó que el "Plan Territorial Especial y Estudio Informativo del Corredor Insular norte de Tenerife: tramo Los Realejos - Icod de los Vinos" contempla hasta diez alternativas diferentes, que están sometidas a información pública y que aún no existe proyecto como tal, ya que la solución propuesta por la Consejería (alternativa 2) está pendiente de resolución definitiva. La Consejería, que iniciará una ronda de contactos con colectivos ciudadanos para explicarlo, ha concebido el documento como un plan a largo plazo. Los objetivos que se persiguen ahora son, en primer lugar, propiciar el debate público, y en segundo, intentar llegar al consenso para poder realizar la pertinente reserva de suelo, que se incorporaría luego a los respectivos planes municipales afectados.

Obras Públicas calcula que la vía actual estaría prácticamente colapsada para los años 2006 ó 2007 y que con la construcción de un tercer carril se podría aguantar sólo otros cuatro o cinco años. A partir de ese momento, la circulación del tráfico sería prácticamente imposible sin autopista.

El portavoz de CC en Los Realejos, Francisco Javier García, indicó que el desarrollo de la Isla Baja y del Norte de Tenerife "nos puede conducir a que sea inevitable en un futuro no muy lejano la existencia de la autopista", si bien apostó por ir al fondo del asunto y debatir sobre las previsiones de los distintos planes municipales, de suerte que se pueda corregir el rumbo hacia un desarrollo sostenible y moderado. El concejal indicó que, según las proyecciones de población, probablemente el tercer carril también se desvele como ineficaz.

Jesús Sánchez, portavoz de la coordinadora, lamentó el "secretismo" de la Administración con el proyecto - no se ha consultado al pueblo, dijo - y la política de desarrollo desbocado e incontrolado que llevará la Isla al desastre. Se pronunció en contra de la ampliación de la autopista, que destrozará los espacios naturales de Tigaiga, las laderas de Campeche y el barranco de Ruiz. Sánchez apostó por el acondicionamiento de la actual carretera y por otras medidas complementarias para el desarrollo social de la zona, como la construcción de un hospital comarcal, la mejora de los accesos a los servicios por parte de los ciudadanos, la mejora del transporte colectivo y políticas de creación de empleo.