Internacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Pacto de Toledo cierra un acuerdo para actualizar la pensión solo con el IPC leer

Los Estados Unidos logran apresar a importantes dirigentes talibanes

A pesar de las acciones positivas llevadas a cabo por las unidades estadounidendes y los efectivos de la Alianza del Norte, existe cierta preocupación por el posible escape de los jefes más buscados de Al Qaeda por las negociaciones mantenidas entre diferentes facciones afganas.

EFE, Washington
7/ene/02 19:34 PM
Edición impresa

Estados Unidos ha logrado la captura de algunas figuras importantes de talibanes y de Al Qaida, pero fuentes militares y políticas expresaron su preocupación porque las negociaciones entre facciones afganas permitan que se escapen los jefes más buscados.

El senador republicano Chuck Hagel, de Nebraska, dijo que la captura del líder talibán "mulá" Omar y del jefe de Al Qaida, el saudí Osama bin Laden, "es un asunto muy turbio y complicado".

"No tenemos todas las fuerzas estadounidenses en el terreno como para recolectar toda la información que se requiere", dijo Hagel a la televisión desde Tashkent, Uzbekistán, donde realiza una visita junto con otros ocho legisladores norteamericanos.

El senador John Edwards, demócrata de Carolina del Norte y miembro de la misma delegación, dijo que los servicios de inteligencia uzbekos creen que Bin Laden ha huido a Pakistán, y expresó la confianza de que el gobierno de Islamabad hará esfuerzos para capturarlo.

En Washington, fuentes militares indicaron que, una vez más, ha habido informes de que el mulá Omar estuvo hace pocos días en un reducto montañoso de la provincia de Helmand, con unos mil combatientes talibanes, rodeado.

Y una vez más, aunque las milicias antitalibanes iban acompañadas con soldados de las fuerzas especiales de EE.UU, Omar al parecer escapó al cerco después de negociaciones entre talibanes y sus adversarios.

Desde que comenzó la campaña militar en Afganistán, el Pentágono ha usado una estrategia que combina el uso intenso del poderío aéreo y tecnológico estadounidense con las milicias afganas, que son las que han hecho la mayor parte de la lucha.

Otro propósito de la introducción de tropas estadounidenses es evitar la suspicacia de los países musulmanes, vecinos de Afganistán, ante lo que es una invasión que llevará a una presencia permanente de EE.UU.

Por ello, el Pentágono ha mantenido en el mínimo posible las bajas estadounidenses, pero aún depende de las milicias afganas para la ubicación, cerco y captura o destrucción de los contingentes talibanes.

Esta estrategia "carga con el lastre del temor a que tengamos bajas", dijo Loren Thomson, la directora del Instituto Lexington, un grupo en el estado Virginia que lleva a cabo estudios sobre asuntos militares.