Sucesos

"Deseo volver con mi mujer", dice el acusado de acuchillarla

Ayer quedó visto para sentencia en la Audiencia tinerfeña un caso de homicidio en grado de tentativa ocurrido en marzo, cuando un chino acuchilló supuestamente a su esposa por celos.

EL DÍA, S/C de Tenerife
11/ene/02 9:32 AM
Edición impresa

Ayer quedó visto para sentencia, en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, el juicio contra un súbdito de nacionalidad china acusado de haber apuñalado en dos ocasiones a su esposa tras una riña familiar, al parecer motivada por los celos, y para el que el fiscal solicita seis años de prisión.

El acusado, una vez concluida la vista oral, manifestó a la Sala que "yo quiero a mi mujer y deseo vivir con ella y con mis hijos".

Según consta en el escrito del Ministerio Fiscal "sobre las seis y media de la mañana, del día 31 de marzo de 2001, el acusado estaba en el domicilio conyugal" cuando llamó por teléfono a su esposa, que estaba vendiendo flores y le comentó que su hijo lloraba y que regresara a la vivienda. "Una vez dentro de la casa, se inició una discusión entre ellos motivada por los celos que tenía el acusado. En el transcurso de la pelea, el acusado cogió un cuchillo de cocina de 25 centímetros de hoja y, con ánimo de quitarle la vida, se lo clavó a su esposa, primero en el pecho y, a continuación, en el muslo, no consiguiendo su propósito, pero sí causándole lesiones que precisaron para su curación tratamiento médico - quirúrgico con estancia hospitalaria, en la cual le fue estirpado un lóbulo pulmonar".

A la mujer le han quedado como secuelas diversas cicatrices, así como una resecación parcial de un pulmón y una tos irritativa que se acentúa por las noches, según el escrito de la acusación.

Los agentes de policía manifestaron que, cuando llegaron al lugar de los hechos, el procesado estaba sentado sobre el cuchillo y no les daba la sensación de que estuviera bebido, pero sí sudaba y estaba nervioso.

El fiscal, que no modificó la solicitud de condena, sí lo hizo en cuanto a que la víctima renunció a la indemnización a que tiene derecho, a que el acusado llamó por teléfono para pedir ayuda para que auxiliaran a su esposa herida, lo que fue considerado como atenuante.

Asimismo, hizo que constara en acta el agravante de parentesco.

Por su parte, la defensa solicitó la libre absolución para su patrocinado, aunque propuso a la Sala una alternativa de un año de prisión alegando la atenuante de embriaguez, así como el haber obrado por celos, pasión u obcecación y el haber llamado a una ambulancia para que atendieran a su esposa.

Los informes

El Ministerio Fiscal estimó que quedó probado durante la vista oral que el acusado es autor de un homicidio en grado de tentativa y que él le comunica a su mujer que la va a matar clavándole un cuchillo de grandes dimensiones en dos ocasiones, destacando durante su turno de palabra que son significativas las características del arma empleada, la zona corporal afectada a las que el acusado dirigió las puñaladas, así como la violencia empleada, "tal y como dijeron los forenses en su informe al referirse a la herida del pecho".

Al tiempo hizo alusión a que la citada puñalada - en el pecho - podía haberle causado la muerte de no haber sido auxiliada.

El atenuante de embriaguez dijo el fiscal que no concurría, ya que no se apreció ni por parte de los policías, ni en ningún informe médico, que estuviera bebido.

Por su parte, la defensa argumentó que su patrocinado dijo que no sabía lo que hacía y que había ingerido una botella de güisqui.