Internacional

Veinte prisioneros viajan a Guantánamo encapuchados

Estados Unidos comenzó ayer a transportar desde Afganistán a los primeros capturados, que recluirá en la base norteamericana, en suelo cubano, en medio de medidas de un amplio dispositivo de seguridad.

EFE, Washington
11/ene/02 19:41 PM
Edición impresa
EFE, Washington

EE.UU comenzó ayer a transportar desde Afganistán a los primeros prisioneros que recluirá en la base de Guantánamo (Cuba), en medio de medidas de un amplio dispositivo de seguridad.

Un avión de transporte C-17 despegó ayer del aeropuerto de Kandahar (en el sureste de Afganistán), con unos veinte prisioneros, con destino a Cuba.

Los prisioneros, con la barba afeitada y fuertemente vigilados, fueron divididos en dos grupos de diez y atravesaron un pasillo rodeado de alambre de espino para subir al avión.

Cada uno de ellos fue registrado antes de embarcar. Además, los prisioneros viajaron encadenados, con capuchas en la cabeza y posiblemente con sedantes, tal como había avanzado el Pentágono. También se les ordenó que no se movieran de sus asientos.

Cada contingente viajaba bajo la custodia de un número mucho mayor de guardias especialmente entrenados y equipados con bastones eléctricos.

Inicialmente, el Pentágono había planeado que los vuelos con aviones C-17 trasladaran a los prisioneros hasta otro aeropuerto más grande, donde serían trasladados a aparatos C-141 de mayor capacidad.

Sin embargo, al menos en esta ocasión el C-17 realizaba el vuelo hasta Guantánamo, aunque tendrá que realizar una escala técnica para repostar, en un lugar que no ha sido precisado, en su camino hacia Cuba. La llegada de este primer vuelo está prevista para la mañana de hoy (hora local), tras un vuelo de más de 12 horas.

El traslado de los prisioneros bajo custodia de EE.UU (actualmente 371) se realizará con medidas de seguridad similares.

A pesar de todo, la portavoz del Pentágono, Victoria Clarke, declaró ayer que "les estamos tratando de forma muy humana, de acuerdo con la Convención de Ginebra" sobre los prisioneros de guerra.

El secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, justificó la manera en que se está tratando a los prisioneros al señalar que "son individuos peligrosos", y dijo que el traslado se ha hecho teniendo en cuenta la revuelta de noviembre en la prisión de la ciudad afgana de Mazar-i-Sharif.

Estados Unidos prevé trasladar a la base de Guantánamo un máximo de dos mil prisioneros.