Jornada Deportiva

El salvavidas de la cantera


11/ene/02 13:53 PM
Edición impresa

JORGE Y ANGEL SE ENCAMINAN hacia otros clubes. Lo mismo da que sea el Atlético de Madrid o cualquier equipo de Primera División. Lo importante es que se van, como se terminará yendo Rubén y quizás también Carmelo.

La Unión Deportiva no puede retener a sus más importantes valores de la cantera, porque tiene una fuga económica imposible de tapar con otros recursos. Debe muchísimo dinero y estos jugadores son su patrimonio más importante. Se revalorizan cada semana y presentan un valor cambiante, que bien puede negociarse al alza. Vendiéndolos, el club sobrevivirá el tiempo que siga teniendo suerte en la gestación de nuevos "platanitos" en la fábrica de Barranco Seco.

Este juego de fiarlo todo a la cantera es muy peligroso, casi diabólico. El verdadero problema de la Unión Deportiva es que se corte la racha de canteranos, tal como sucedió después de las grandes cosechas de los 60 y 70. A finales de los 80, tuvo que tirar de Mayé, Chano, Yoyo, Sergio Marrero, Narciso y compañía. El equipo no pudo mantenerse en Primera y cayó al pozo de Segunda División B, donde pasó cinco largos años.

Ahora vive una etapa dulce, en la medida en que va sacando recursos de sus filiales, que le sirven para mantener la categoría antes de ser traspasados (Guayre), pero eso no es vida.