Tenerife Sur

A María, la Virgen de Candelaria


11/ene/02 19:03 PM
Edición impresa

ES, POR AHORA, la última publicación de Dimas Coello. Tema sugerente, cargado de amores y de un íntimo contenido.

Es el librito un extenso y bonito monólogo que se prolonga por las vías del más puro sentimiento: algo que, orillando el camino de lo cotidiano, en el que florece la realidad de lo que sentimos y pensamos, siempre con el alma abierta a un sentir que aspira a lo sobre natural deseado, pero que entra muy de lleno en las cosas de la vida.

Encantos, dolor, piadosas palabras en un juego con visos de ternura que bordean con deseos infinitos la luz de una esperanza presentida, y que la paz sustenta buscando la línea recta del destino como en un ensueño con matices.

La prosa es dulce, sosegada y fina en su estructura: se entiende que Dimas habla con la Virgen, o de la Virgen, midiendo con espíritu vivo sus frases por medio de un soliloquio despertado que se pulsa en lo social con caracteres de un sentir humano. Como poeta lo sublima todo; como persona siente y calcula, soñando una aspiración que sube al Cielo haciendo camino con la conciencia abierta a los pies de su Madre Celestial, sintiéndola en su ser con un querer profundo, hasta el punto de inhibirse a veces de su propio yo mundano, cosa que lo aligera para subir hasta donde sus creencias lo llevan.

Se trata de una obrita de pequeño formato, pero que subyuga dulcemente por cómo da lo que contiene. Dimas y la Virgen de Candelaria entre las páginas de un libro. Todo para ejemplarizar y enseñar normas de conducta que por causa de un vivir agitado a veces olvidamos.

Muy de veras felicitamos al autor por esta obra que nos lega, agraeciéndole las virtudes que en ella refleja, ayudándonos así a comprender la eternidad al calor de lo que nuestra Madre candelariera representa.