Última
EL POSTIGO ISLEÑO JULIO RODRÍGUEZ

Fervores demográficos


11/ene/02 19:42 PM
Edición impresa

NO ENTIENDO ESE entusiasmo por el crecimiento demográfico que se apodera de algunos cada vez que un organismo estadístico facilita la contabilidad de la población. Ahora, con motivo de la difusión del último padrón del INE, ha vuelto a surgir ese espíritu. Es comprensible que algún ayuntamiento quiera sumar unos miles de vecinos para cuadrar unas cifras que le abran el camino a más subvenciones públicas. También es inevitable que los economistas nos recuerden su cantinela teórica - a la que podrían oponerse muchos ejemplos que lo desmienten - de que a más población, más riqueza para un país. Pero la gente corriente y moliente no veo qué ganancia puede llevar en estar más apretada en su ciudad y ver cómo cada vez quedan menos recursos naturales y es más difícil conseguir un lugar tranquilo para vivir.

Otras que demuestran fervor por el crecimiento poblacional son las Iglesias - ojo, no confundir con las religiones - . Nunca olvidaré el que quizás sea el mayor disparate jamás dicho sobre esta cuestión. Lo soltó hace años una mujer - por lo visto, una apóstol de la natalidad a toda costa - en un debate televisivo. Se hablaba de los peligros de la superpoblación mundial y la buena señora argumentó que no era para tanto porque, según cálculos geométricos ya realizados, al fin y al cabo toda la Humanidad cabría en el territorio de Australia.

Ahora nadie ha llegado a tanto desvarío porque España haya ganado 1,2 millones de personas en los tres últimos años, pero sí hay quien ha dado las gracias en letras de imprenta a los inmigrantes llegados. Allá él.

EL POSTIGO ISLEÑO JULIO RODRÍGUEZ