Vivir

Rodríguez pide al Estado una respuesta "ágil, adaptada y pertinente" a la inmigración

El presidente del Ejecutivo canario habla de un poco entendimiento de lo que supone el problema de los indocumentados a las costas de las Islas, y espera que se actúe convenientemente con una "política propia para el Archipiélago" en esta materia.

EFE, Las Palmas
14/ene/02 19:48 PM
Edición impresa

El presidente del Gobierno de Canarias, Román Rodríguez, se mostró ayer dispuesto a asumir las gestiones para que la administración del Estado dé "una respuesta ágil, adaptada, pertinente" al fenómeno de la inmigración irregular en el archipiélago.

El titular de Gobierno Autónomo afirmó que "hay algunos que se empeñan en no entender" el problema que sufre Canarias por la creciente llegada de indocumentados a sus costas, pero confió en que al final "se busque la solución más adecuada" a un asunto tan espinoso como este.

Para el presidente, el Ejecutivo español debe articular "una política propia para el Archipiélago" en materia de inmigración, y Canarias está dispuesta a colaborar en ese y otros objetivos, dijo a los periodistas antes de asistir a la proyección de una película infantil en compañía de su familia.

Soluciones

"Espero -subrayó Román Rodríguez- que la sensibilidad y las respuestas cambien, porque será bueno para esta comunidad y para que el Estado cumpla con su papel", aseguró.

A su juicio, la inmigración irregular "va a ser difícil de paliar en las próximas décadas", al menos mientras se mantengan las desigualdades entre los países, pero se pueden adoptar otras iniciativas para afrontarlas y reducir sus efectos.

El consejero canario de Empleo y Asuntos Sociales, Marcial Morales, dijo el pasado viernes que su Gobierno ha llegado "al límite de su paciencia" y utilizará "todos los medios que sean necesarios" para que el Estado atienda sus demandas en este asunto y ponga fin a la "política del avestruz" que presuntamente practica.