Actualidad

Canarias y Andalucía tachan de "hipócrita" la actitud del Estado

Consejeros de los Gobiernos Andaluz y Canario se reunieron ayer en Sevilla para poner en común las medidas a aplicar contra la llegada de inmigrantes ilegales a las costas de ambas comunidades autónomas y concluyeron que el Ejecutivo Central debe implicarse más para resolver este problema, ya que es el que tiene las competencias en esta materia.

15/ene/02 19:48 PM
Edición impresa
MORALES
"La situación aquí, más complicada"

El consejero de Empleo y Asuntos Sociales, Marcial Morales, manifestó al término del encuentro que los responsables de la Junta de Andalucía con los que se habían reunido tanto él como el titular de Presidencia e Innovación Tecnológica, Julio Bonis, reconocieron que a pesar de que a las Islas llegan menos inmigrantes, sin embargo, "la situación del Archipiélago es más complicada, pues ellos pueden darles salida hacia el resto del continente, pero en Canarias se produce un efecto ratonera". Morales destacó la gran coincidencia de ambos Ejecutivos al señalar que "la solución de este problema está en un 90 por ciento en manos del Estado", Administración que, a su juicio, "no está a la altura de las circunstancias". El consejero canario también subrayó la necesidad de que el Gobierno español "se entienda con Marruecos, ya que si el país alauita quisiera, no entrarían más inmigrantes ni en las Islas, ni en Andalucía". Igualmente recalcó la necesidad de que el Ejecutivo que preside José María Aznar se convenza de la naturaleza de este problema para que lo afronte, pues, sino acabará agravándose. Morales insistió en que el encuentro de ayer "no busca formar un frente común".

EL DÍA/EFE, Tenerife/Sevilla

Los Gobiernos Andaluz y Canario exigieron ayer al Ejecutivo Central que "abandone la hipocresía" institucional en materia de inmigración ilegal y acordaron pedirle más recursos, un mayor control de las fronteras y que aumente su presencia consular e instale oficinas laborales en los países de origen.

Tras mantener una reunión en Sevilla, consejeros de ambas administraciones autonómicas decidieron consensuar una postura en materia de inmigración y plantear estas demandas al Estado en el Consejo Superior de Políticas de Inmigración, según explicó en rueda de Prensa el titular andaluz de Gobernación, Alfonso Perales.

Las dos comunidades "sufren especialmente la avalancha de inmigrantes ilegales, lo que nos obliga a una estrategia común para pedir al Gobierno Central un esfuerzo que ayude a detener y corregir la llegada incesante de estas personas", agregó.

La Junta de Andalucía gasta anualmente unos 60 millones de euros (diez mil millones de pesetas) en la atención asistencial, sanitaria y educativa a los inmigrantes e hijos de inmigrantes ilegales. Según los responsables de ambos Gobiernos, en 2001 fueron detenidos en Andalucía cerca de 18 mil inmigrantes, mientras en el caso de Canarias se contabilizaron más de 15 mil solicitudes de arraigo, y acusaron al Estado de "no estar dando" una respuesta adecuada.

En este sentido, el consejero de Presidencia e Innovación Tecnológica, Julio Bonis, dijo que, al igual que en Andalucía, en Canarias los recursos y la red de acogida es "insuficiente", por lo que las dos administraciones reclaman una mayor intervención del Gobierno central y acuerdos globales que den respuesta al problema. "En muchos casos, la opción para estas personas es vivir de la solidaridad o introducirse en la delincuencia en una situación que en muchos casos es insostenible", advirtió.

Para ambos, la Presidencia Española de la UE es una oportunidad "preciosa" para aplicar una "política decidida" en esta materia.