Nacional

Una reunión secreta de Redondo con Aznar agrava la crisis de los socialistas vascos

El ex secretario general del PSE se entrevistó el pasado mes de julio con el presidente del Gobierno - acompañado de su padre, Nicolás Redondo Urbieta, y el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica - , sin avisar previamente a su jefe, José Luis Rodríguez Zapatero.

COLPISA, Madrid
16/ene/02 19:52 PM
Edición impresa
COLPISA, Madrid

La filtración de la entrevista secreta que el ex secretario general del PSE, Nicolás Redondo Terreros, mantuvo el pasado julio con el presidente del Gobierno, José María Aznar, en el Palacio de La Moncloa ha agravado la crisis de los socialistas vascos.

Fuentes del PSOE indicaron que el malestar generado en el partido por la noticia de este encuentro ha puesto nuevas trabas a la posible candidatura de Redondo Terreros para liderar el PSE, si finalmente decide volverse a presentar.

En un momento en el que el PSE trata de abrir un debate político para salir de la difícil situación en la que se encuentra, la noticia de que Redondo Terreros se reunió el pasado julio con Aznar sin informar previamente a su jefe, José Luis Rodríguez Zapatero, empeoró el clima entre el dimitido secretario general de los socialistas vascos y las direcciones del PSE y el PSOE.

En el encuentro, Aznar y Redondo Terreros hablaron del escenario social y político del País Vasco y de la situación interna del PSE, que ya apuntaba la crisis ahora desatada por las discrepancias surgidas tras la derrota electoral.

Redondo acudió a la reunión con su padre, el histórico dirigente sindical Nicolás Redondo Urbieta, y el Defensor del Pueblo y ex diputado socialista vasco, Enrique Múgica. Según explicó el ex líder del PSE, eligió a estos acompañantes por tratarse de personas de su "máxima confianza" y dado que se trataba de un "encuentro privado".

Rodríguez Zapatero prefirió ayer pasar de puntillas por el asunto y, en una comparecencia pública en Algeciras, consideró "normal" que el ex líder del PSE mantuviera esa entrevista. Según dijo, "Aznar puede tener reuniones con dirigentes, y de hecho las ha tenido, unas públicas y otras menos. Yo las conozco y me parece normal".