Actualidad

Los Cabildos no asumen el contenido de las Directrices de Ordenación del Turismo

La Federación Canaria de Islas (Fecai) rechaza el documento al considerar que no se ajusta al objetivo planteado por el Gobierno y que no promueve el debate social sobre la sostenibilidad. Ofrece su colaboración para mejorar el texto.

EL DÍA/EFE, Tenerife/Fuerteventura
16/ene/02 19:50 PM
Edición impresa

La Federación Canaria de Islas (Fecai), organismo donde están representados los siete Cabildos del Archipiélago, acordó ayer no asumir el avance de las Directrices de Ordenación del Turismo de Canarias al considerar que no se ajusta al objetivo planteado por el Gobierno Autónomo y no promueve el debate social sobre la sostenibilidad.

La Fecai, sin embargo, ofreció su colaboración "incondicional" al Ejecutivo para mejorar las directrices, que, a su juicio, deben constituir la base del desarrollo de las Islas y del conjunto del Archipiélago a medio y largo plazo.

Esas posiciones, que ya adelantó el periódico EL DÍA el pasado miércoles, 9 de enero, fueron adoptadas ayer por la Fecai en una reunión de su Asamblea General celebrada en Puerto del Rosario (Fuerteventura), en la que tomó posesión como nueva presidenta de ese órgano la titular del Cabildo de Gran Canaria, María Eugenia Márquez.

En las alegaciones aprobadas ayer, la Fecai reclama que se revise la orientación y el contenido de las Directrices de Ordenación del Turismo para tratar de solucionar su "falta de definición".

Además, pide que en las directrices se incluyan las previsiones del sector turístico del Archipiélago con el objetivo de articular "un texto homogéneo y coherente".

Los Cabildos proponen que se creen las bases necesarias para conseguir un modelo de desarrollo sostenible a medio plazo, que se concrete un proceso de trabajo para ello y que se amplíe el debate y la participación social.

En su opinión, en la elaboración y aprobación de las directrices se ha producido una falta de información "completa, integrada y rigurosa" sobre el proceso.

En las alegaciones se reconoce la insostenibilidad del modelo actual y la necesidad de cambiarlo. No obstante, se señala que "un giro histórico como el que se pretende" con la aprobación de las directrices "sólo será posible si la información y el debate sobrepasan los márgenes partidistas y administrativos actualmente activos".

Por ello exigen un documento más reducido, de mayor calidad y fácilmente comprensible.