Dinero y Trabajo
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Australia-China, primer cruce de cuartos de final leer

Aceto pierde el 30% de la producción de tomates en un mes por la humedad

Los efectos de las lluvias registradas desde el 15 de diciembre, a los que se suma la reciente calima, ha ocasionado pérdidas a los tomateros tinerfeños por 2,4 millones de euros (400 millones de pesetas).

EL DÍA, S/C de Tenerife
16/ene/02 19:50 PM
Edición impresa

La calima que ha afectado a las Islas en los últimos días ha intensificado los efectos de una excesiva humedad, como consecuencia de las lluvias, en la producción de tomate tinerfeña. En este sentido, el gerente de Aceto, Ricardo Díaz, agregó que eso ha obligado a tirar en el último mes entre el 25% y el 30% de la producción de ese período, equivalente a cuatro millones de kilos, con unas pérdidas próximas a los 2,4 millones de euros (400 millones de pesetas).

Insistió en que las lluvias detectadas desde el pasado 15 de diciembre han originado enfermedades como la botritis y la alternaria, las cuales se desarrollan como consecuencia de una mayor presencia de humedad en los invernaderos, que, precisó, incrementa la presencia de hongos que producen manchas en los frutos, hasta pudrirse, o que hacen que éstos revienten como consecuencia de dicha humedad.

Por otro lado, Ricardo Díaz hizo alusión al virus de la cuchara, como otro de los factores negativos de la producción. Apuntó que en el caso de Tenerife esta incidencia es mucho menor que en la provincia de Las Palmas, ya que en la Isla el 80% de los cultivos se desarrollan mediante semillas tolerantes, que inciden en la desaparición de dicho virus.

No obstante, Díaz recordó que el virus de la cuchara tuvo una importante presencia en Tenerife el año pasado, lo que obligó a generalizar el uso de dicha semillas. Esto, agregó, ha permitido que este año se hayan incrementado las exportaciones tinerfeñas en un 26%, frente a los datos negativos del año pasado.

Asimismo, señaló que, dadas las repercusiones detectadas, se está procediendo a la elaboración de un informe por parte de cada empresa exportadora, especificando tanto la incidencia del virus de la cuchara como de la humedad, con el fin de presentarlo a la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación para valorar la petición de ayudas.