Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Luka Modric gana el premio 'The Best' leer

Atracan a una vendedora de la ONCE y le propinan una paliza

El hecho tuvo lugar en la barriada de Cabo Blanco (Arona) y los asaltantes, dos sujetos que bloquearon el paso al turismo de la víctima, le sustrajeron 2.200 euros tras intimidarla con una navaja.

EL DÍA, S/C de Tenerife
16/ene/02 9:32 AM
Edición impresa

Agentes de la Guardia Civil de Playa de las Américas investigan el atraco y la brutal agresión posterior que sufrió una vendedora de la Organización Nacional de Ciegos (ONCE) en la mañana de ayer en la barriada de Cabo Blanco (Arona) y donde los asaltantes le sustrajeron un total de 2.200 euros, según informaron a EL DÍA fuentes de la 151 Comandancia de Santa Cruz de Tenerife.

Los autores del atraco, que viajaban en un turismo, interceptaron al de la víctima. Tras hacerla bajar del coche uno de los atracadores la inmovilizó sujetándola por los brazos, mientras que el otro la intimidaba con un arma blanca, al parecer una navaja. Una vez le sustrajeron el botín, los asaltantes le propinaron varios golpes en la cabeza que la hicieron perder el sentido, no sin antes arrimarla a un lado del arcén, donde la dejaron abandonada hasta que fue ayudada por varios ciudadanos.

La herida fue trasladada hasta un centro sanitario para la valoración de sus lesiones. Poco después interponía la correspondiente denuncia ante la Guardia Civil del puesto de Playa de las Américas, cuyos efectivos, junto con los componentes del equipo de Policía Judicial, trataban de poner a buen recaudo a los autores.

Rompió seis turismos

Por otra parte, fuerzas de la Guardia Civil del puesto de Santa Cruz de La Palma detuvieron el pasado lunes a B.M.R., un joven de 18 años de edad, como presunto autor de un delito de daños. El precitado el pasado día 12 en la zona de Los Cancajos (Breña Baja), portando un martillo de los empleados para la rotura de cristales en caso de emergencia, causó daños intencionados en seis vehículos, consistentes estos en la rotura de cristales y espejos retrovisores. Los daños fueron valorados de manera provisional en más de 1.810 euros, desconociéndose el móvil de tal actuación.