Sucesos

Hallan el cadáver del alemán desaparecido en La Caldera de Taburiente

La víctima, un experto montañero, se introdujo en el interior del Parque Nacional por la zona conocida como Los Barros y se despeñó al vacío en el barranco Almendro Amargo.

EL DÍA, S/C de Tenerife
18/ene/02 9:32 AM
Edición impresa

El turista de nacionalidad alemana Felix Schulte - To Buhne, de 35 años de edad, que estaba desaparecido en La Caldera de Taburiente en La Palma desde el pasado lunes fue hallado ayer cadáver en el fondo del barranco conocido como Almendro Amargo, según informaron a EL DÍA fuentes de la 151 Comandancia del Instituto Armado.

La víctima, que había llegado a la Isla en compañía de un amigo, se alojaba en unos apartamentos en el municipio de El Paso y tenía previsto regresar a su país el día 22.

El fallecido se introdujo caminando el martes por la zona conocida como Los Barros y al parecer, se trataba de un consumado montañero. El cadáver fue hallado en una zona clasificada como reserva natural, no tiene senderos y está prohibido su acceso, ya que en su interior se encuentra flora protegida. Al parecer, el turista se despeñó en el lugar conocido como Roque Salvaje, cayendo al barranco Almendro Amargo.

El cuerpo sin vida fue localizado sobre las 14:15 horas por efectivos del equipo de rescate integrado por fuerzas de la Guardia Civil de los puestos de El Paso y Los Llanos de Aridane, miembros de Ayuda en Emergencia Anaga y personal del Parque Nacional de La Caldera de Taburiente.

El cuerpo fue sacado por el helicóptero de rescate del Gobierno Canario, que lo trasladó hasta el helipuerto del centro de visitantes de La Caldera de Taburiente, donde se hallaba la comisión judicial encabezada por el titular del juzgado de guardia de Los Llanos de Aridane, que ordenó el levantamiento del cadáver y su posterior traslado hasta el tanatorio para la práctica de la autopsia.

Búsqueda en Las Cañadas

Por otra parte, efectivos de la Guardia Civil de la 151 Comandancia continúan la búsqueda del turista alemán de sesenta y dos años que está desaparecido en Las Cañadas del Teide desde el pasado día 1 de enero.

El excursionista había llegado a la Isla en compañía de una mujer, que fue la que dio la voz de alarma e interpuso la correspondiente denuncia ante la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Puerto de la Cruz, ciudad en la que se alojaban.

Un hijo del desaparecido se trasladó hasta la Isla para seguir las tareas de búsqueda, que a pesar de ser tan exhaustivas no han dado resultado positivo.