Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
May supera la moción de confianza como líder del Partido Conservador leer

Admitida la querella contra los tres jueces

El Supremo aprecia "apariencia delictiva" en la excarcelación del presunto "narco" Carlos Ruiz Santamaría. El CGPJ decidirá la próxima semana si suspende a los tres magistrados de la Sección Cuarta.

COLPISA, Madrid
19/ene/02 19:58 PM
Edición impresa

El Tribunal Supremo considera que el auto que permitió la excarcelación del presunto narcotraficante Carlos Ruiz Santamaría reviste una "apariencia delictiva", motivo que estimó suficiente para admitir ayer a trámite la querella que la Fiscalía General del Estado presentó la semana pasada contra los tres miembros de la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia Nacional por un presunto delito de prevaricación (dictar una resolución injusta).

Por su parte, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) decidirá la próxima semana si suspende de forma cautelar a esos magistrados, tras haberse abierto un procedimiento penal contra ellos, circunstancia prevista en la ley.

La resolución de la Sala Segunda del alto tribunal dedica apenas un folio a explicar los motivos que la han llevado a incoar actuaciones contra los jueces Carlos Cezón, Juan José López Ortega y Carlos Ollero. Según los miembros de la instancia judicial más alta del país, "en este momento no existen razones que excluyan la posibilidad" de que la decisión de sus colegas respecto al reo "Carlos el negro", procesado por la "operación Temple", "sea constitutiva de delito". En este sentido, recuerdan que el Ministerio Público "ha puesto en duda su justificación procesal", al considerar que la libertad provisional fue acordada "pese al evidente riesgo de fuga".

Sin embargo, los cinco magistrados del Supremo que han estudiado de manera preliminar el caso no comparten las tesis de la Fiscalía a la hora de definir el tipo de prevaricación en que supuestamente habrían incurrido los miembros de la Sección Cuarta. Así, frente a la actuación "dolosa" - es decir, consciente de lo injusto de su resolución - que la acusación pública imputa a los jueces, la Sala entiende que su comportamiento también podría ser calificado de "culposo" - es decir, fruto de una imprudencia o negligencia graves - .

Como último razonamiento jurídico, los miembros del alto tribunal advierten que el auto de libertad bajo fianza de Ruiz Santamaría a condición del pago de 30 mil euros, que propició su huida pocas fechas después, "es una resolución idónea para ser objeto de las acciones" que se describen en el Código Penal.