Actualidad

Dos soldados fallecen al estrellarse otro helicóptero

El Pentágono achaca a un fallo mecánico la pérdida del aparato militar, que colisionó con siete marines a bordo contra una montaña al Norte de Afganistán poco después de abandonar su base en Bagram. Este siniestro se suma a una lista de percances similares que Estados Unidos nunca ha atribuido a la artillería enemiga.

EFE, Washington
21/ene/02 20:01 PM
Edición impresa

El Pentágono perdió ayer un nuevo aparato militar y a dos de sus soldados en la guerra de Afganistán, al estrellarse un helicóptero con siete "marines" a bordo contra una montaña al norte de ese país.

El Departamento de Defensa achaca de momento a un fallo mecánico el suceso, ocurrido poco después de que el helicóptero, un CH - 53 Grand Stallion que realizaba una misión de abastecimiento, abandonase la base militar de Bagram, aunque se ha comprometido a investigar el siniestro.

"En este momento, parece tratarse de un problema mecánico con el helicóptero", apuntó ayer el jefe del Pentágono, Donald Rumsfeld, quien señaló que no hay pruebas de que el aparato hubiera sido alcanzado por fuego enemigo.

Dos soldados estadounidenses murieron y cinco resultaron heridos al caer el helicóptero a unos 60 kilómetros de la base de Bagram, en un área en la que el Pentágono cree que todavía hay miembros de Al Qaeda y también partidarios de los talibanes.

"El corazón se rompe cada vez que ocurre algo así", manifestó el secretario de Defensa, quien ya hizo las mismas declaraciones el pasado día 9, cuando un avión cisterna norteamericano KC - 130 se estrelló en Pakistán y causó la muerte de los siete "marines" que lo ocupaban.

Las tropas estadounidenses han perdido otros aparatos militares desde que el pasado 7 de octubre iniciaron la campaña en Afganistán, pero de momento nunca han atribuido esos sucesos a la artillería enemiga.

Además de la caída del avión en Pakistán, en diciembre otro helicóptero del cuerpo de Infantería de Marina se estrelló cerca del campamento Rhino, al sur de Afganistán.

El 19 de octubre, un helicóptero Black Hawk cayó en Pakistán, lo que causó la muerte de dos tripulantes.

El aparato que ayer se estrelló contra una montaña era un CH - 53E Super Stallion, cuyo coste es de 26 millones de dólares y que suele utilizar la fuerza militar estadounidense para misiones de abastecimiento y carga.

Su longitud es de más de 20 metros, su altura de 7 metros y su autonomía de vuelo supera los mil kilómetros.

El siniestro se produjo a una altitud de entre 2 mil y 3 mil metros. Las víctimas mortales y los heridos fueron trasladados a la base de Bagram por otro aparato que acudió rápidamente al lugar donde cayó el helicóptero.