Canarias

Adán Martín niega irregularidades en la licencia comercial de Jinámar

El consejero de Economía, Hacienda y Comercio aseguró ayer que es innecesario revisar el expediente de concesión y desvinculó éste de los problemas urbanísticos en el denominado "caso Jinámar", que "debe solucionar - matizó - la Consejería de Política Territorial".

EL DÍA, S/C de Tenerife
23/ene/02 16:25 PM
Edición impresa

El vicepresidente y consejero de Economía, Hacienda y Comercio del Ejecutivo Autónomo, Adán Martín, aseguró ayer que el trámite por el que se concedió la licencia comercial para establecer un hipermercado en el Plan Especial del Parque Marítimo de Jinámar (Gran Canaria) cumple la normativa actual y está vigente, pendiente sólo de que se resuelva el problema urbanístico en la Consejería de Política Territorial para su posterior desarrollo.

Martín hizo estas declaraciones en la comisión parlamentaria de Economía, donde compareció a petición del Grupo Socialista para contestar a las numerosas dudas que expuso su portavoz, José Alcaraz, sobre el expediente del "caso Jinámar".

Alcaraz empezó otorgando a la licencia una "cualidad cinética", por solicitarse primero para una superficie en el municipio de Telde, compartirla luego con Las Palmas de Gran Canaria, y, finalmente, acabar en este último. Luego pasó a otra categoría; la de "morosa", pues criticó que el trámite se postergó durante un año justo, desde el 11 de octubre de 1999 hasta el 9 de octubre de 2000, que fue cuando se concedió, definitivamente, al promotor.

Otra cualidad que otorgó el portavoz socialista a la licencia fue la de "estirarse y encogerse". Alcaraz recordó que el promotor presentó un proyecto para 10 mil metros cuadrados, que los cálculos de saturación comercial redujeron a 7.436 metros cuadrados.

A estas dudas sobre la regularidad del expediente de la licencia comercial, el Grupo Socialista sumó la existente sobre cómo se concedió la misma sin contar el promotor con la disponibilidad de los terrenos, que eran propiedad de la Comunidad Autónoma.

Adán Martín, tras aclarar que el expediente de la citada licencia comercial se tramitó en la Consejería de Industria y Comercio antes de que se reorganizará el Ejecutivo y él tuviera competencias al respecto, limitó su comparecencia a indicar que la licencia se otorgó atendiendo a los criterios comerciales existentes.

El consejero autonómico manifestó que a la hora de conceder una licencia comercial se tiene en cuenta el criterio de competencia y no tanto los urbanísticos o territoriales, que "competen a Política Territorial".

Respecto al cambio de ubicación, aclaró que los informes socio - económicos no varían "siempre que la superficie esté dentro de la misma zona de atracción comercial".

Sobre la titularidad de las parcelas, Martín indicó que, a la hora de dar la licencia, el consejero de Industria (en aquel momento Lorenzo Suárez) debió estar más preocupado por cumplir los criterios de competencia que por saber la propiedad de los terrenos.