Santa Cruz de Tenerife

El Ayuntamiento se compromete a buscar otro sitio al Rastro

Propietarios de varios edificios del entorno de Bravo Murillo advierten de que denunciarán al municipio si mantiene la actual ubicación.

EL DÍA, S/C de Tenerife
24/ene/02 20:09 PM
Edición impresa

Después de años de encuentros y desencuentros, los vecinos del entorno de la calle Bravo Murillo han conseguido un compromiso en firme del Ayuntamiento para que el popular Rastro de la Capital se instale en otro lugar, según explicaron varios de ellos a la salida de una reunión con el alcalde, Miguel Zerolo.

Los representantes vecinales, pertenecientes a las comunidades de propietarios de los edificios Urbis, San Telmo y San Carlos, informaron de que la actual ubicación del mercadillo viola la nueva Ley de Comercio, que impide celebrar actividades de este tipo a menos de 500 metros de los edificios públicos. En estos momentos no se cumple esta condición con respecto a la sede de Presidencia del Gobierno.

De no hacer frente a su palabra, la Corporación tendría serias dificultades, ya que los habitantes de esta zona amenazaron ayer con que, de no hacerse realidad el cambio antes del verano, llevarían a los tribunales a la administración local.

Los vecinos, no obstante, aseguraron que "no estamos en contra de la actividad, que a todos nos gusta, pero creemos que hay otros sitios en Santa Cruz donde ponerlo".

Miguel Zerolo, por su parte, no hizo sino confirmar la denuncia. "Efectivamente - dijo - , con la Ley de Comercio en la mano, el Rastro que se viene desarrollando en la zona de Presidencia incumple la normativa".

El alcalde aseguró que habrá que buscar un nuevo emplazamiento "que cumpla la ley y satisfaga tanto a los vecinos como a los tinerfeños a los que les gusta acudir al mercadillo todos los domingos".

Sin embargo, el cambio no se presenta fácil. Zerolo explicó que "es complicado encontrar en Santa Cruz un sitio que cumpla con esos 500 metros de distancia con respecto a un edificio público".

La de ayer fue la segunda reunión que mantienen los vecinos en esta semana, después de que el martes se reunieran con la subdelegada del Gobierno, Pilar Merino.