Vivir

La lepra afecta en Santa Cruz de Tenerife a ocho personas y otras 55 están vigiladas

En los dos últimos años no se ha diagnosticado en las Islas Occidentales ningún nuevo caso de la enfermedad, en vías de erradicación en España, pero presente aún en unos 120 países. Se estima que al menos siete millones de personas la padecen en el mundo.

EL DÍA/EFE, Tenerife/Madrid
24/ene/02 20:10 PM
Edición impresa

En los dos últimos años no se ha diagnosticado en la provincia de Santa Cruz de Tenerife ningún nuevo caso de lepra, mientras que la cifra de pacientes activos y en vigilancia, que han superado la fase de tratamiento, asciende a 63, según informaron fuentes del Programa de Lepra de la Dirección General de Salud Pública.

Esta escasa incidencia de la patología en la provincia se corresponde con la de la Europa mediterránea, en la que la lepra o enfermedad de Hansen persiste de forma residual y se encuentra en vías de erradicación. De los 63 afectados censados, ocho están en fase activa, por lo que son tratados con multiterapia. El resto, 55 personas, superaron esta fase y se someten en la actualidad a controles clínicos durante un período de tiempo que oscila entre los dos y cinco años, dependiendo del tipo de lepra padecida.

Del censo de afectados del programa de control y vigilancia de Salud Pública se desprende que el último caso declarado en la provincia data de 1999, mientras que en los años 1997 y 1998 se diagnosticaron cuatro nuevos. Al respecto, en el informe se matiza que dos se dieron en extranjeros y los otros dos, en convivientes de enfermos. En total, entre 1991 y 2001, se registraron diez enfermos nuevos de lepra en la provincia: concretamente en los años 1992 (1), 1994 (2), 1996 (2), 1998 (4) y 1999 (1).

Desde el Programa de Lepra en la provincia se indicó que la remisión de la enfermedad obedece a las acciones de control ejercidas, lo que ha permitido pasar de más de 400 casos (activos y en vigilancia) en los años sesenta a los 63 actuales.

Sin embargo, las organizaciones Fontilles y Anesvad han denunciado, con motivo de la celebración el próximo domingo del Día Mundial de la Lepra, la existencia de unos 7 millones de enfermos en el mundo y el diagnóstico anual de unos 700 mil nuevos casos, en su mayoría residentes en países en vías de desarrollo, de los un 15% son niños.

Informaron de que la enfermedad, que deja de ser contagiosa desde que el afectado recibe la terapia, está presente en unos 120 países y continúa siendo un problema de salud pública en quince de ellas.