Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Tenerife crítica las formas "nada deportivas" del Extremadura al fichar al ayudante de Oltra leer

La Laguna acatará la LOU, pero centrará sus esfuerzos en minimizar sus "efectos lesivos"

El Claustro prefiere dejar la desobediencia al albur de la conciencia individual y promete orientar su acción hacia el mejor desarrollo posible de la normativa, desde dentro de la Institución y observando con lupa al Gobierno Autónomo cuando éste empiece a "mover ficha".

DAVID FUENTEFRÍA, S/C de Tenerife
24/ene/02 20:10 PM
Edición impresa

El Claustro de la Universidad de La Laguna (ULL) se ha convertido, de un tiempo a esta parte, en el más difícil todavía de las carreras contrarreloj. El "megamaratón" de ayer - unas doce horas de nada - batió todas las aspiraciones dialécticas de vendedores de coches, petardos congresistas o líderes bananeros.

Y eso que la resolución del punto del orden del día más esperado, el estudio de la posible desobediencia civil a la nueva Ley Orgánica de Universidades, era igualmente de esperar. La Laguna no iba a ser soldado de primera línea en una hipotética guerra total contra la LOU, porque sabe que éstos son los primeros en morir, amén de las reservas de legalidad que la Secretaría General detectó en dos de las cuatro propuestas del combativo Sindicato de Estudiantes Canario (SEC). Con todo, al final, ninguna salió adelante.

Distinto es que un sentimiento de injusticia cundiera por doquier, hasta el punto de que el rector, José Gómez Soliño, reconociera en su intervención que compartía con los estudiantes sus ganas de disidencia, aunque dejase muy claro que no podía ser. Sus reproches se ganó, sin embargo, el responsable académico, por parte de algunos grupos, debido a la tardanza en convocar a los claustrales para este asunto - que debiera haber ocupado, en su opinión, una sesión monográfica - y por la ¿sospechosa? ubicación de este debate en segundo lugar en el orden del día, tras un exhaustivo primero que condujo a la aprobación de las directrices presupuestarias de la Institución para el año 2002.

Ahora, en esto coincidieron la mayoría de los grupos, se trata de sacudirse el jarro de agua fría y estudiar cuál es la mejor vía de desarrollo de la normativa. El rector adelantó que la Institución ya se encuentra realizando un informe sobre los aspectos de su aplicación, que respalda los recursos a la ley prometidos ya desde algunos sectores de la sociedad y que se trabajará por una transición "lo menos lesiva posible". Soliño dijo también que la atención del grupo de gobierno estará muy al tanto de los reglamentos que desarrolle la ley en Canarias, para que éstos sean "el reflejo de nuestras aspiraciones". A este sentir se unieron casi todos los grupos, destacando la propuesta de UN+ES, que pidió que se disuelva el Claustro y se convoquen elecciones a principios de mayo.