Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Tres nuevas líneas de guaguas mejoran la conectividad de los aeropuertos de Tenerife leer

Rodríguez sólo trae de Madrid un paquete de buenas intenciones

El ministro Mariano Rajoy no concretó qué tipo de mecanismos se pondrían en marcha para paliar los efectos negativos de la inmigración ilegal en su encuentro con el presidente de Canarias. Éste espera que Madrid actúe "lo antes posible" para mitigar la presión que soportan a las Islas.

EFE, Madrid
25/ene/02 20:10 PM
Edición impresa

El presidente del Gobierno Canario, Román Rodríguez, aseguró ayer haber obtenido el compromiso del vicepresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de buscar mecanismos para garantizar que los inmigrantes irregulares que no puedan ser repatriados no "estén vagando" por las calles del Archipiélago.

Así lo aseguró tras entrevistarse con el ministro del Interior, quien también se comprometió a poner en marcha cuanto antes los nuevos centros de internamiento y de acogida en Canarias.

Rodríguez explicó que el objetivo sigue siendo facilitar la circulación de los inmigrantes irregulares hacia el resto del territorio nacional, "aunque no de manera obligatoria".

Sin embargo, según reconoció el propio Rodríguez, el ministro Rajoy no concretó qué tipo de mecanismos se pondrían en marcha ni los compromisos del ministro "responden exactamente a las demandas del Gobierno Canario de que se aplique una política de distribución en otras partes del territorio nacional.

El presidente canario aseguró que Rajoy prometió que "va a poner cabeza, imaginación y ganas" en la búsqueda de esos mecanismos, ya que "entiende perfectamente" que el fenómeno de la inmigración en Canarias requiere una respuesta "diferenciada y precisa", por su situación de insularidad y de región ultraperiférica.

Asimismo, destacó la "extraordinaria receptividad" del ministro, con el que dijo tener "una especial sintonía", y se mostró seguro de que "el esfuerzo lo va a hacer", aunque "ya veremos los resultados".

Seis centros

En cuanto a los centros de retención de inmigrantes de Fuerteventura, Lanzarote, Gran Canaria y Tenerife, y los dos de acogida de Gran Canaria y Tenerife, que sumarán un total de 1.500 plazas, el presidente aseguró que Rajoy "va a redoblar esfuerzos", de tal forma que cuatro de ellos podrían estar en marcha antes del verano.

Insistió en que el vicepresidente buscará mecanismos para garantizar que los inmigrantes que ya no puedan estar en los centros de retención y acogida, y no puedan ser repatriados, no "anden por las calles vagando", porque - dijo - "es indigno para ellos y pone en peligro el modelo de convivencia".

A finales de febrero habrá una nueva reunión entre representantes del Ministerio del Interior y del Gobierno Canario para tratar de profundizar en el tema.

Rodríguez insistió en que la situación de Canarias "es grave y distinta de otras de la Península, ya que las personas que llegan al Archipiélago no tienen la posibilidad de circular libremente debido a los controles en los aeropuertos".

Recalcó que la postura que trasladó a Rajoy no era únicamente la del Gobierno, sino la de toda la estructura social y económica del Archipiélago que participa a través del Foro de la Inmigración.

El presidente de Canarias no ha puesto plazos al Estado, ya que "sería oportunista" y "pondría entre la espada y la pared al ministro", según Rodríguez, aunque sí ha pedido que se actúe "lo antes posible".

Por último, Román Rodríguez indicó que el convenio de repatriación con Marruecos "está funcionando" y ya uno de cada diez marroquíes que llegan a Canarias de forma ilegal son repatriados, pero explicó que el perfil del inmigrante ha variado y en estos momentos el flujo procede de países con los que no existe convenio.