Actualidad

Morales considera que los canarios son tolerantes y sensibles con los inmigrantes

El consejero de Empleo y Asuntos Sociales presentó en el Parlamento la campaña "Nosotros también fuimos extranjeros" , que se inscribe en las actuaciones que se han programado desde el Foro de la Inmigración. La iniciativa recibió el respaldo de las distintas fuerzas políticas.

EFE, S/C de Tenerife
25/ene/02 20:10 PM
Edición impresa

El consejero de Empleo y Asuntos Sociales, Marcial Morales, que presentó ayer en el Parlamento la campaña "Nosotros también fuimos extranjeros", consideró que la población canaria esta respondiendo con tolerancia y sensibilidad ante la llegada de los inmigrantes.

En su comparecencia en comisión parlamentaria, Morales dijo que esta campaña, que incluye la edición de 10 mil carteles, pretende rescatar la memoria de los canarios que en los años 40 tuvieron que emigrar a Venezuela en condiciones similares a las de los que llegan en la actualidad en pateras.

Para ello se utiliza un extracto del libro "Fugados en velero", en el que se relata la experiencia de unos canarios que viajaron desde el Archipiélago hasta América en pateras.

Recordó que, dentro del programa Greco, a las Comunidades Autónomas se les atribuyen dos competencias, y una de ellas es la integración social de todas las personas inmigrantes que tengan dificultades para incorporarse a la sociedad.

Prosiguió afirmando que la segunda competencia es la elaboración y mantenimiento de campañas de concienciación de la población frente a actitudes racistas, así como el fomento de actitudes de tolerancia y una apuesta por la "multiculturalidad" como un valor social.

Morales indicó que el Foro Canario de la Inmigración desarrolla actuaciones para promover actitudes de tolerancia, y la campaña "Nosotros también fuimos extranjeros" se enmarca dentro de estas actuaciones, cuyo objetivo principal es sensibilizar a la sociedad.

Sobre el motivo de los carteles - el extracto del libro "Fugados en velero" - , Morales dijo que era una forma de propiciar la reflexión colectiva de que los inmigrantes que llegan a Canarias "no salen por deseo de aventura ni por molestar, sino por la miseria o por las condiciones indeseables" en las que deben malvivir en sus países de origen.

Víctimas y culpables

Asimismo, agregó que se pretende dejar claro quiénes son las víctimas y quiénes son los culpables, en relación a las mafias que se aprovechan de la delicada situación de estas personas para lucrarse.

Fernando Toribio, del Grupo Popular, calificó de positiva la campaña, porque pretende la inserción de los inmigrantes, entendió que tiene imaginación y que además recuerda una situación que vivieron muchos canarios.

No obstante, Toribio dijo que en aquel momento no hubo mafias que traficaran con seres humanos y estimó que hay que luchar contra ellas, al tiempo que subrayó las virtudes del programa Greco en cuanto a la posibilidad de regularización de los inmigrantes ilegales.

Planos opuestos

Dolores Rodríguez Flores, del Grupo Socialista, consideró que es correcta la campaña, pero matizó que no se puede poner en el mismo plano la inmigración canaria con la de la actualidad, entre otras razones porque en ese momento se conocían las características del inmigrante y, ahora, se carece de información sobre la cualificación profesional de los que llegan.

La campaña "es un grano de arena en una playa" manifestó la diputada, quien consideró que no son los canarios los que rechazan a los inmigrantes, puesto que la población los ha acogido, y reivindicó a la Administración central que cumpla con los compromisos adquiridos.

José Mendoza, del Grupo de Coalición Canaria, señaló que con esta campaña se incide en la necesidad de ser tolerantes, y aunque consideró que es una característica de los canarios, afirmó que existen casos de los que se deduce que hay actitudes racistas.