Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Borrell denuncia que un diputado de ERC le ha escupido en el hemiciclo leer

Los menores con intoxicaciones etílicas no podrán volver a la fiesta

Una media de 80 agentes de Policía intervendrán en los principales eventos del Carnaval dentro del dispositivo de seguridad denominado "Operación Elliot", que fue presentado ayer en el Ayuntamiento.

EL DÍA, S/C de Tenerife
26/ene/02 20:14 PM
Edición impresa

Los menores que sufran intoxicaciones etílicas durante la celebración de los Carnavales no podrán regresar a la fiesta, y deberán ser recogidos por sus padres o ingresar en un centro donde serán atendidos, según explicó ayer el alcalde de Santa Cruz, Miguel Zerolo, quien recordó que así lo establece la nueva Ley del Menor.

Zerolo, acompañado por la subdelegada del Gobierno, Pilar Merino, en la presentación de la "Operación Elliot", el dispositivo de seguridad del Carnaval 2002, recordó que en la trasera del cuartel de San Carlos quedará ubicado el hospital de campaña, que el pasado año atendió a 777 personas, y que estará a cargo de una media de 35 profesionales sanitarios.

En las noches, 10 ambulancias prestarán servicio durante la celebración de los bailes. El 112, 061, 091 y 092 son los teléfonos a los que se deberá llamar para dar cuenta de cualquier emergencia.

En la parte estrictamente policial de la operación, una media de 80 agentes se encargarán de velar por la seguridad en los principales actos, además de en las calles del centro y en los barrios. El número de funcionarios llegará a 150 en eventos como la cabalgata anunciadora, el Coso o el Entierro de la Sardina.

El dispositivo de seguridad pretende garantizar el acceso de vehículos a la Ciudad y en especial a la zona restringida del cuadrilátero de la plaza de España, controlar la venta ambulante en lugares fuera de los autorizados y la venta de sustancias estupefacientes.

Además, la Policía Nacional y Local colaborarán en la represión de actividades ilícitas en el entorno del Carnaval, y prestarán especial atención a los barrios, ya que muchos quedarán despoblados por la asistencia de los vecinos al centro.