Actualidad

Una suicida palestina mata a un israelí y deja heridos a otros 149 en Jerusalén

Una céntrica calle de esta ciudad fue escenario de una auténtica masacre cometida por una estudiante. El presidente de la ANP, Yaser Arafat, condenó ayer el atentado, mientras que el primer ministro israelí, Ariel Sharon, le responsabilizó "personalmente".

EFE, Jerusalén
28/ene/02 20:17 PM
Edición impresa

Un israelí murió en el atentado perpetrado ayer, en Jerusalén, por una suicida palestina, la primera mujer en cometer este tipo de acciones, según confirmaron fuentes sanitarias, que agregaron que el balance de heridos se elevó a 149.

La terrorista, cuya identidad aún se desconoce, era estudiante de la Universidad A - Najah de la ciudad cisjordana de Naplusa. Hasta el momento, seis alumnos de este centro académico palestino se han inmolado en ataques contra objetivos israelíes.

El único fallecido hasta la noche de ayer en el atentado fue un anciano de 81 años, residente de la ciudad.

Entre los heridos de la matanza de ayer, tres se hallan en estado crítico, siete en estado grave y el resto presentan heridas de carácter leve o síndromes post - traumáticos.

"Un millón de mártires"

Sin que la acción haya sido reivindicada por ninguno de los grupos terroristas habituales, Hamas era el primero en salir a la palestra para acusar al primer ministro israelí, Ariel Sharon, de la situación creada en Oriente Próximo.

Precisamente, Sharon responsabilizó "personalmente" al líder palestino, Yaser Arafat, por el atentado de ayer.

Concretamente, el primer ministro se refirió a un discurso de Arafat difundido el sábado en el que afirmó cinco veces que seguirá "con la guerra santa" y que será "uno del millón de mártires en el camino a Jerusalén".

Por su parte, el Gobierno que preside el líder palestino hizo público un comunicado oficial de condena y solicita al presidente de los Estados Unidos, George Bush, que envíe "tan pronto como sea posible" al general Zinni para reanudar sus gestiones para conseguir el cese de la violencia.

Por su parte, Egipto y Jordania se unieron a la condena de esta acción y criticaron también la política "de agresión y asesinato" de Israel contra los palestinos.