Actualidad

La lejanía le cuesta cada año 3.500 millones de euros al sector privado canario

El libro "Los costes de ultraperiferia de la economía canaria", presentado ayer por el consejero de Economía, Hacienda y Comercio del Gobierno Autónomo, Adán Martín, pretende servir de argumento para justificar la necesidad de que el Archipiélago siga recibiendo ayudas estructurales.

EL DÍA, S/C de Tenerife
29/ene/02 20:18 PM
Edición impresa

Los costes de la ultraperiferia en el sector privado suponen en Canarias una cuantía de 3.500 millones de euros (582.246 millones de pesetas) al año, según los datos que se recogen en un trabajo realizado por la Fundación Tomillo para la Consejería de Economía, Hacienda y Comercio del Gobierno Autónomo y que fue presentado ayer, de manera oficial, por su titular, Adán Martín, en la capital tinerfeña. El año 1999 es tomado como referencia, en la medida en que es en ese período cuando se pactó el último reparto de ayuda, correspondiente a 2000-2006.

En el citado estudio, Adán Martín apuntó que se pone de manifiesto que esto supone un 16,2% del Producto Interior Bruto (PIB) de Canarias, un 0,6% del nacional y un 5,1% de la facturación de las empresas canarias.

El consejero canario apuntó, en una rueda de Prensa simultánea en las dos capitales canarias, que estos costes se traducen en un freno de la expansión empresarial, en un incremento de precios y en una reducción de la capacidad de crecimiento potencial de la economía canaria.

"Costes infinitos"

En este sentido, el director ejecutivo del Centro de Estudios Económicos Tomillo, Juan Carlos Collado, que asistió a la presentación de la mencionada publicación, hizo hincapié en que dicho coste adicional lo soportan todos los ciudadanos, ya que las empresas lo repercuten en el consumidor final.

Asimismo, puntualizó que, pese a que dichos costes representan una amplia parte de los relativos a la ultraperiferia, no suponen su totalidad. En este sentido, señaló que se recogen únicamente los costes que afectan al sector privado no agrario, mientras que se dejan fuera del estudio los soportados por el sector público.

A esto, explicaron Adán Martín y Juan Carlos Collado, se suman los denominados "costes infinitos", considerados como tales aquellos elementos responsables de que no se desarrolle una actividad económica ante la existencia de costes diferenciales. Eso, manifestó Collado, hace que no se creen nuevas empresas por los riesgos adicionales que generan, lo que, a su vez, repercute en una merma de la predisposición a ejercer actividades nuevas. En lo que a sectores se refiere, Juan Carlos Collado apuntó que el coste diferencial del transporte se traduce en el 30% del total, con 1.063,48 millones de euros (176.949 millones de pesetas), mientras que el diferencial en recursos humanos alcanza el 26%, superando los 1.063,48 millones de euros. En el caso de financiación y almacenamiento el porcentaje llega hasta el 30%, equivalente a 1.067,15 millones de euros (177.558 millones de pesetas). Puso de manifiesto que dicho diferencial afecta más a la facturación industrial, con un 8,2%, frente a la de servicios, en cuyo caso suma un 4,4%.

Entre las conclusiones del informe, Juan Carlos Collado destacó que las empresas que más sufren la ultraperiferia son las industriales, la microempresas y las situadas en las Islas menores.

El informe recoge también unos apuntes sobre los costes de un régimen fiscal específico, como es el caso de existente en el Archipiélago canario. En este sentido, el estudio pone de manifiesto que el 57% de las empresas canarias considera que el REF de las Islas es favorable para su funcionamiento. Precisamente, el 69% de las entidades destaca las ventajas provocada por una menor fiscalidad indirecta a través del IGIC, porcentaje que en el caso de las empresas situadas en las Islas menores llega hasta el 89%. Asimismo, el 54% de las sociedades a las que favorecen el régimen fiscal ponen de manifiesto el apoyo que supone la deducción por inversiones y la Reserva de Inversiones de Canarias (RIC).

El vicepresidente considera que "de la reflexión, los aportes y propuestas que podamos hacer desde Canarias en los próximos años sobre este tema, dependerá en buena medida el grado de excepcionalidades y singularidades que podamos seguir manteniendo en la Unión Europea después de la ampliación hacia el Este".