Vivir

Las reclusas con hijos menores de tres años serán enviadas a la Península

CC.OO acusa a la Dirección General de Instituciones Penitenciarias de propiciar el desarraigo de las internas y propone, para evitar el problema, que se ejecuten mejoras en la unidad de madres de la prisión Tenerife II, ya que la misma carece del servicio.

EFE, Las Palmas
30/ene/02 20:23 PM
Edición impresa

CC.OO acusó ayer a la Dirección General de Instituciones Penitenciarias de "condenar al desarraigo" a las reclusas canarias que viven con hijos menores de tres años, al ordenar el próximo traslado de todas ellas a cárceles con unidades específicas para madres, que no existen en las islas.

Una comunicación de la Subdirección General de Gestión Penitenciaria que establece que "sólo aquellos centros que dispongan de unidad de madres reconocida estarán en condiciones de admitir a internas con niños menores de tres años" es el motivo del previsible traslado, afirma la Federación de Servicios y Administración Pública de CC.OO en Canarias en una nota donde cuestiona la medida.

Además, frente al posible envío a la Península o Baleares de las isleñas que se encuentren en la situación referida, el sindicato propone como solución que se mejore la dotación de una unidad de madres que, "de facto y no regularizada", existe ya en la prisión Tenerife II, donde varias internas con hijos menores de tres años se concentran en un submódulo de la zona de mujeres.

Conforme a esa idea, CC.OO anuncia que ya "ha solicitado de la Subdirección General de Personal de Instituciones Penitenciarias que se reconozca lo que ya, de por sí, existe: una unidad de madres en el centro penitenciario Tenerife II, dotándola de los medios materiales y recursos humanos necesarios".

Al tiempo, "se ha enviado una carta a la Directora del Instituto Canario de la Mujer, Rosa Dávila, para que actúe ante esta situación", que el sindicato considera del todo desproporcionada.