Internacional
LO ÚLTIMO:
Ocho aeronaves trabajan en un incendio en Sierra de la Culebra (Zamora) leer

Bush califica a Corea del Norte, Irán e Irak como "eje de la maldad" mundial

El presidente de Estados Unidos define a los tres países, a los grupos terroristas y todos los "regímenes que intentan conseguir armas químicas, biológicas o nucleares" como un "peligro grave y creciente", en el tradicional discurso del estado de la Unión.

31/ene/02 20:24 PM
Edición impresa

El jefe del gobierno interino de Afganistán, Hamid Karzai, pidió ayer al Consejo de Seguridad de la ONU que extienda el mandato de las fuerzas internacionales que se encuentran desplegadas en aquel país. Karzai hizo esa solicitud en un debate público del Consejo de Seguridad, a quien prometió "un nuevo Afganistán" con la ayuda de la comunidad internacional. "La seguridad es fundamental para la paz", afirmó Karzai, quien explicó que esa cuestión será una de las tareas de las fuerzas afganas, pero reconoció que ello "llevará tiempo", por lo que hizo la petición para que se extienda y amplíe el mandato de las fuerzas internacionales. Karzai no precisó cuál debía ser el número de fuerzas ni hasta cuándo deberían quedarse. "El pueblo afgano quiere como una garantía un compromiso de que la comunidad internacional se queda en Afganistán".

COLPISA, Nueva York

George Bush pronunció su discurso, centrado en la guerra contra el terrorismo, la defensa nacional y la recuperación económica, ante los miembros del Congreso y el Senado, el Estado Mayor, el Tribunal Supremo, el Gobierno, y con la presencia del presidente del Gobierno interino afgano, Hamid Karzai, al que llamó "líder de un Afganistán liberado", y la ministra para Asuntos de la Mujer afgana, Sima Samar.

El presidente comenzó su discurso, de tono bélico y triunfalista, afirmando que "nuestra nación está en guerra, nuestra economía está en recesión económica, y la amenaza de peligros sin precedentes se cierne sobre el mundo civilizado, sin embargo el estado de la Unión nunca ha sido más fuerte". Su discurso fue frecuentemente interrumpido por los aplausos de los asistentes.

Bush afirmó que pese a la victoria en Afganistán "siguen existiendo campos de entrenamiento de terroristas en por lo menos una docena de países, un submundo terrorista que opera en junglas y desiertos y se esconde en las grandes ciudades", y citó a las organizaciones radicales palestinas Hamas, Hezbolá, y la Yihad Islámica, como ejemplos de las organizaciones terroristas que siguen funcionado.

Regímenes silenciosos

Dentro de la guerra contra el terrorismo, Bush citó dos objetivos, el primero "ganar la guerra contra el terrorismo, desbaratar sus planes y juzgarlos", y el segundo, "evitar que los terroristas y los regímenes que pretenden conseguir armas químicas, biológicas, y nucleares, amenacen a los EE.UU y sus aliados".

El presidente afirmó que existen "regímenes que han estado silenciosos desde el 11 de septiembre, pero conocemos su naturaleza verdadera", y citó como ejemplo a Corea del Norte, Irán, y especialmente a Irak, países que, junto con los terroristas "constituyen un eje de maldad" y a los que calificó de "peligro grave y creciente". "Estados Unidos - aseguró - no permitirá que los regímenes más peligrosos del mundo nos amenacen con las armas más destructivas del mundo".

Asimismo, Bush hizo un llamamiento a todos los países para que "eliminen a los parásitos terroristas que amenazan a todos los países incluyendo los suyos", y advirtió que "algunos gobiernos se acobardan ante el terror, que no se equivoquen, si no actúan, América lo hará".

"Nuestra guerra contra el terrorismo acaba de empezar, puede que nosotros no la veamos acabar", que citó como prueba los hallazgos en Afganistán de "planos de plantas nucleares y depósitos de agua, instrucciones para construir armas químicas, y mapas de vigilancia de ciudades estadounidenses".

"Miles de terroristas entrenados están esparcidos ahora por el mundo como bombas de relojería preparadas para explotar sin aviso, el mundo entero es el campo de batalla, debemos perseguirlos allá donde estén".

Pese a la amenaza terrorista, se mostró confiado en que "estamos ganando la guerra al terror".