Tenerife

El Ayuntamiento rectifica y accede a mantener El Tanque

Después de varias reuniones con el Cabildo y el Gobierno Autónomo, las tres administraciones se han puesto de acuerdo para no trasladar el espacio cultural, lo que significará importantes cambios en la ordenación urbanística actualmente vigente en la zona.

IGNACIO MARTÍN, S/C de Tenerife
31/ene/02 11:59 AM
Edición impresa

Apenas dos semanas después de que el Pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz diera el visto bueno al traslado del espacio cultural El Tanque, la Administración local, el Gobierno Autónomo y el Cabildo de Tenerife "han llegado a un acuerdo para mantenerlo en su ubicación actual", según explicó ayer el vicepresidente de la Corporación insular, José Manuel Bermúdez.

Bermúdez aseguró que "se trata de una buena noticia para todos, que mejorará, además, la ordenación urbanística de Cabo Llanos", pero no precisó a cuánto ascenderá el coste de esta operación, que obligará a compensar al propietario de una parcela adyacente y a modificar el Plan General.

En cualquier caso, será la propia Corporación insular y el Ejecutivo quienes corran con los gastos que se generen, tal y como explicó ayer el alcalde de Santa Cruz, Miguel Zerolo, quien se mostró dispuesto a dar su visto bueno al mantenimiento de las instalaciones una vez que se le presente el proyecto.

Respecto al cambio de postura del equipo de gobierno del Ayuntamiento, que había apostado por el traslado, Zerolo aseguró que el Pleno de la Capital se pronunció a favor de esta posibilidad "si fuera posible" y dijo que lo que sí ocurrirá será "el cese de las actividades", ya que el espacio cultural no cuenta con los permisos pertinentes, un problema "fácilmente subsanable".

"Francamente difícil"

Por su parte, el autor de esta moción, el ex portavoz del PP en el Ayuntamiento José Emilio García Gómez explicó que su propuesta "sigue vigente porque es la mejor desde todos los puntos de vista", y que dejar El Tanque donde está "afecta de lleno al acceso de los transportes al intercambiador y costará miles de millones a la Ciudad". Además, el edil considera que la definitiva es una solución urbanística "francamente difícil" que complica "lograr un entorno perfectamente integrado".