Carnaval

Un sueño hecho realidad

Más de 7 mil personas vibraron anoche en la final de la gran fiesta con Diablos Locos, Singuangos, Bambones, Mamelucos, Chinchosos, Triqui - Traques, Guachipanduzy, Ni Pico - Ni Corto y Trabas. Las parodias y los efectos especiales utilizados hicieron las delicias del público de un concurso que se ha convertido en espectáculo.

2/feb/02 20:27 PM
Edición impresa

Trabas se estrena

Por primera vez desde que fuera fundada en 1996, Trabas logró el pasado miércoles el ansiado pase a la final. Después de una trayectoria accidentada, con tres cambios de nombre (Trabachines, luego Trabachones y ahora Trabas), esta formación ha logrado su consolidación de la mano del tándem formado por José María Tejera, el que fuera director de la laureada murga infantil Mamelones, y por el responsable musical de los desaparecidos Quinquiñecos, luego de Chinchosos y Marchilongas, Roberto Darias. En sus seis años de participación han tenido tres directores: Jonás (Bambones), Dani (Singuangos) y José María, que se estrena con Trabas en los adultos.

Mengíbar, con tres murgas

El letrista Pedro Mengíbar es el autor de varios de los temas que se escucharon anoche sobre el escenario de la plaza de España. Junto al pasodoble escrito para Trabas, es el compositor y letrista de otra canción de crítica y mucho "filling" que interpretó Ni Pico. Además, destaca la colaboración que inició este año con Singuangos, a quien aportó ideas para las dos canciones que interpretaron anoche los de El Monturrio: "Villa Zerolo" y "Un día de huelga". Precisamente por este motivo, Mengíbar decidió no estar en el jurado en su calidad de representante de las murgas adultas, responsabilidad que asumió el historiador y director de la desaparecida murga infantil Piotinos.

Retorno de Gilberto

El destacado murguero Gilberto González volvió a colaborar con los grupos críticos de la mano de Guachipanduzy. Había pasado ya cinco años desde que escribiera su última canción y este año puso letra al pasodoble que interpretaron los componentes de la murga que dirige Luis Mariano González. Además, su aportación no se reduce al apartado de Interpretación, sino que también es el autor del diseño del disfraz de Guachi.

Reventa de entradas

Algunas personas que no pudieron adquirir sus localidades para la gran final de anoche llegaron a pagar hasta 12.500 pesetas por una entrada. Es más, alguna murga femenina vendió sus 25 entradas que les concedió la organización a 2.500 cada una, quinientas pesetas más del valor real.

Menos pases de los prometido

Las finalistas de anoche recibieron 150 entradas pare vender entre su afición, cincuenta menos de las previstas. Los más desfavorecidos fueron los eliminados que, cuando esperaban contar con cien, se tuvieron que contentar con sólo 25.

Siempre en la final

Mamelucos y Bambones son las dos únicas murgas del Carnaval chicharrero que siempre han estado en la gran final, si bien sólo Mamelucos ha recibido premio en Presentación o Interpretación desde que naciera en 1980.

Afición de Las Palmas

Varias murgas de Las Palmas se trasladaron en la mañana de ayer para asistir en directo a la gran final de murgas de Tenerife, casos de Lady s Chancletas - que buscaban entradas la noche del jueves - , Chancletas, Serenquenquenes o Rockefellers, entre otros.

HUMBERTO GONAR, Santa Cruz de Tenerife

La plaza de España registró anoche un lleno espectacular, lo que demuestra que las murgas del Carnaval chicharrero protagonizan el único número capaz de desbordar las previsiones de la organización. Más de siete mil personas - aunque el concejal de Fiestas aseguró que se habían habilitado 5.400 plazas - bailaron, saltaron y aplaudieron a las nueve finalistas de la fiesta de la máscara: Diablos Locos, Singuangos, Bambones, Mamelucos, Chinchosos, Triqui - Traques, Guachipanduzy, Ni Pico - Ni Corto y Trabas, actuando en calidad de invitada y fuera de concurso la madre de esta modalidad: Ni Fú - Ni Fá.

Los manidos fuegos artificiales los cambió Diablos Locos por un original sistema que bien podría denominarse "trompeta electrónica". Su tradicional pita metálica incluía dos luces en la boca del instrumento que sorprendió al público y que elevó la temperatura de la velada. Previamente, la afilarmónia que dirige Enrique González hizo las delicias de los presentes con tres joyas de su repertorio, en donde demostraron tener el nivel para estar en una final y desbancar a más de uno de los premios. Con su bis del "homenaje a la parienta" dejaron patente que esta segunda parte sí es buena, para seguir con una letra ácida, dura y crítica dirigida contra el secretario insular de los socialista tinerfeños, Santiago Pérez, a quien calificaron como el "Bin Laden de la política canaria". "Cualquier día se le ocurre lanzar dos aviones de papel contra las torres de Taco", cantaron irónicamente. Se despidieron con un genial tema de Carnaval, con mucha musicalidad al ritmo de "Somos costeros". La Ni Fú - Ni Fá bailó sobre el escenario. El "golpazo" de la puesta en escena fue cuando el director invitó al público a bailar con su despedida, amagaron con empezar la despedida y luego salieron caminando como si nada hubiera pasado. Si Diablos Locos sorprendió con sus trompetas electrónicas, Mamelucos puso en escena a su compañía de teatro, con una espectacular y trepidante parodia que realzó sus letras.

Pero para calidad de letras, Singuangos y Bambones, murgas que coincidieron en criticar las huelgas, aunque desde diferentes visiones. En el caso de los de El Cardonal, desde la visión de "Día de furia", un hombre que, desde que se levanta, comienza a poner en tela de juicio todo lo que ve. El segundo tema fue espectacular. Recorrían y criticaban el Carnaval a ritmo de las diferentes melodías que se pueden escuchar en los kioscos. Singuangos demostró una estructura de la canción más fácil y atractiva para el público. Deleitaron con sus voces, con su interpretación y con uno de los mejores temas, "Villa Zerolo", que convierte a Santa Cruz en la casa del alcalde.

La originalidad la marcaron Diablos Locos y Triqui - Traques. Los primeros parodiaron a los "hippies", con una divertidísima interpretación; los segundos sorprendieron al recurrir a las canciones infantiles de los personajes de los dibujos animados, a los que les inventaron un nuevo guión en su vida, imaginando cómo viven ya de mayores. La ironía, demostrada en su canción al Carnaval. EL DÍA incluirá mañana un amplio reportaje y el veredicto del jurado.