Canarias
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Tres nuevas líneas de guaguas mejoran la conectividad de los aeropuertos de Tenerife leer
JUAN MANUEL GARCÍA RAMOS PRESIDENTE DEL PARTIDO NACIONALISTA CANARIO

"Dirigentes de ATI confunden la política con sus negocios"

Catedrático, escritor y político, Juan Manuel García Ramos, lagunero que nació tal día como hoy hace 53 años, lidera desde 1999 el PNC. Ex dirigente de CC, no descarta una unidad nacionalista en el Archipiélago, que condiciona a un cambio de caras dentro de ATI.

CARLOS VEGA, S/C de Tenerife
3/feb/02 16:25 PM
Edición impresa

- En el Manifiesto Nuevo Siglo, que ha rubricado recientemente el PNC, existen numerosas coincidencias con los objetivos e ideario de Coalición Canaria.

- No me parece mal que CC se apropie de nuestros divulgados objetivos ideológico - políticos, siempre que no sea para carnavalizarlos, como ha carnavalizado la Policía Autonómica, en manos de Julio Bonis (consejero de Presidencia e Innovación Tecnológica), la televisión autonómica, la ley electoral pendiente o la ley de residencia en proceso de incubación.

- La reclamación de la soberanía de las aguas archipielágicas es otro de sus históricos caballos de batalla.

- Era una obsesión de Bernardo Cabrera, que estuvo siempre pendiente de consignarlo en el Estatuto de Autonomía, algo que no ocurrió en ninguna de las reformas. Se logró que se definiera el Archipiélago no sólo por su condición de territorio, sino también de espacio marítimo.

- Ahora, con la autorización de Madrid a Repsol YPF, el PSC está dando su apoyo al Gobierno Canario y a CC. ¿Y ustedes?

- Ha venido a poner sobre la mesa la delimitación de la territorialidad del Archipiélago. Bienvenido sea. Estamos de acuerdo en que el Gobierno Canario asuma las competencias para conceder las licencias pertinentes.

- ¿En las relaciones con CC quedó cierto resquemor tras los coqueteos en las elecciones generales de 1999?

- Nosotros no estamos en un tono beligerante, como estuvimos en las elecciones de 1999. Estamos en un tono de moderación consecuente, sobre todo tras el 11 de septiembre. Existe un lapso de comunicación, centrado en la amistad con el presidente de la Coalición, Paulino Rivero, con el que me veo periódicamente para analizar la realidad del Archipiélago. Pero no hay nada instituido.

- ¿Puede haberlo?

- Depende. Primero deben cambiar los objetivos político - ideológicos, la contundencia respecto a la asunción de los mismos, así como buena parte del paisanaje de CC, sobre todo aquel que confunde política y negocios particulares.

- ¿Esa acusación hace referencia a un partido concreto dentro de la formación nacionalista?

- Más que nada a algunas personas de ATI. Personas que han manejado información privilegiada en el desempeño de sus cargos públicos y que la han usado para enriquecerse en negocios, haciendo una vil competencia al resto del empresariado que no se mueve en el ámbito gubernamental.

- ¿Es necesaria una depuración?

- Creo que debe hacerla, porque estos personajes siguen desempeñando cargos muy importantes dentro de Coalición Canaria.

- ¿Es ésta, entonces, una condición "sine qua non" para emprender un acercamiento a CC?

- Es necesario que se produzcan cambios en las estrategias políticas y respecto a la representación que se les otorga a determinados personajes que deberían estar relevados de sus cargos.

Humillación al CCN

- ¿Qué opina de los últimos cambios dentro de CC, destinados a eliminar las cuotas de partidos en sus órganos nacionales e impulsar una estructura insular?

- Eso entroniza la hegemonía de ATI en Tenerife y la de Ican en Gran Canaria, que es lo que se perseguía. El resto es paisaje: Asamblea Majorera y el partidillo de Juan Carlos Becerra, en Lanzarote. Lo que buscaban era debilitar al CCN, cosa que han logrado y no sé qué capacidad de humillación tendrá ese partido.

- Lo que sí es cierto es que el PNC tiene cada vez mayor presencia en las Islas.

- Estamos muy bien en Tenerife, El Hierro, La Gomera, Lanzarote y, en Gran Canaria, podría haber una sorpresa pronto, con la incorporación de una persona.

- ¿Puede adelantar algo de los posibles fichajes?

- En Gran Canaria, puede ser alguien del CCN, Lorenzo Olarte. Nos gustaría contar con él, igual que en Tenerife nos gustaría que estuviera con nosotros alguien del PP, como Guillermo Guigou.

- ¿Es posible que dé el salto?

- Sí, porque Génova, la sede del PP en Madrid, es la maquinaria de conversión nacionalista más activa que existe en estos momentos. Allí se encargan de convertir a su clase política en nacionalista.

- ¿Han existido contactos?

- Han existido simpatías. Creo que tiene que estar activo, no debe pasar a la reserva. Es un hombre honrado, trabajador y tiene votos en Tenerife. Son buenas cualidades para un político.

- La incorporación de Juan Padrón, en El Hierro, no ha sido una sorpresa, pero sí ha creado inestabilidad en la Agrupación Herreña Independiente.

- No nos gusta romper los partidos, pero, desde luego, Juan Padrón era un militante en Tenerife del PNC desde hace cuatro años, y ahora ha decidido meterse en el proyecto a nivel nacional.

- ¿Aumentará la implantación del partido en Canarias?

- Tenemos muchas carencias, como la falta de representación institucional, pero gozamos de la cohesión ideológica y de la honradez, quizás porque no hemos estado en las instituciones y las tentaciones tampoco han sido muchas. El PNC es un partido que se fundó hace 78 años en Cuba, por la emigración canaria. Contamos con una serie de personas que pueden ser un activo importante para un asalto electoral.

Farsa de CC y PP

- En ese asalto electoral, ¿no cree que puede pesar más el alcanzar una cuota de representación que el bregar con CC?

- Nosotros no estamos en una actitud beligerante, pero la unidad siempre dependerá de si se cumplen determinadas condiciones, sobre todo una higiene en los rostros que aparezcan en los carteles electorales. Algunos deben pasar a la reserva y dejar que este proyecto nacionalista, que puede ser muy representativo de las aspiraciones de la sociedad canaria, lo lideren las personas más idóneas.

- ¿Qué opina de lo sucedido con la reforma del sistema electoral?

- Creemos que los herreños han sido muy valientes al presentar esa proposición de ley. El Parlamento se ha convertido en un teatro del absurdo, dejando muy pequeño a Ionescu. Se ha producido una farsa más, como la del Icfem o la de Tindaya. Es una tarea pendiente desde 1982 y cuando el más pequeño de los grupos parlamentarios recuerda los deberes, la mayoría gubernamental, PP y CC, se encarga de ridiculizar esa iniciativa.

Es una farsa más. El Parlamento se ha convertido en una ceremonia de la confusión desde que José Miguel Bravo de Laguna es su presidente.

- Por lo que dice, ¿no debe parecerle el presidente idóneo?

- No ha tenido un comportamiento neutral, como pudieron tenerlo Pedro Guerra o Victoriano Ríos, que fueron excelentes presidentes del Parlamento.

- ¿A qué se puede deber ese comportamiento?

- A su inestabilidad política en el PP, que la ha trasladado a su cargo institucional, generando inseguridad.

- Además de la inseguridad, ¿cree que ha llegado a ser parcial por intereses partidistas?

- Él indujo a que presenciáramos el espectáculo de la votación del "caso Tindaya", que se quedó en tablas. Creo, además, que se divirtió introduciendo esa bufonada en el Parlamento. Algo que no le perdono.

- ¿El PNC puede tener alguna posibilidad con el actual sistema electoral?

- Nosotros no estamos ya en un sentido victimista, sino que si las barreras electorales son esas, aunque no estén reconocidas por el derecho comparado occidental, vamos a llegar y el primer compromiso que tenemos es con la Federación Nacionalista Canaria.

- ¿Considera apropiado comparar el fenómeno de la inmigración con una nueva "marcha verde" de Marruecos?

- Yo la denomino marcha azul. Hay una connivencia de las autoridades marroquíes para propiciar una africanización demográfica de las Islas Canarias, conectada a la existencia de mapas en las sedes oficiales marroquíes donde el Archipiélago aparece coloreado en el mismo tono que el Reino alauí. Eso implica la patentización del viejo sueño de Hassan II del gran Magreb, que incluía a Canarias. Ante esta pretensión, sí que me voy a poner el chaleco antibalas y me negaré a que las Islas sean ocupadas por ningún país africano. Con una colonización ya tenemos.

- El hecho de que el Gobierno Autónomo se muestre con las manos atadas y se limite a reclamar al Central las infraestructuras y medidas necesarias, ¿qué opinión le merece?

- Ni el Gobierno de Madrid ha tenido política africana desde 1975 hasta aquí, ni el Ejecutivo Canario actual ha tenido reflejos para reclamarle una actuación más contundente. En una década, desde 1988 hasta 1998, han entrado 200 mil inmigrantes, de ellos, 160 mil peninsulares. Asombra que el PIB haya crecido en más de un 5 por ciento anual y sigamos estando a la cola de la tasa de empleo. Eso habla a las claras de la inexistencia de un modelo económico - social.

- A favor, por tanto, de una ley de residencia.

- Estamos a favor, pero moderada, con el fin de no segregar a los canarios. Los habitantes de Canarias estarán de acuerdo con nosotros, por puro sentido común, en que es necesario regular la residencia. Desde el alemán, que se ha comprado una casa en la Calle Real de Santa Cruz de La Palma, hasta el obrero gallego, que ha venido a trabajar a Fuerteventura, se darán cuenta de que la tasa de densidad de población es insoportable en estos momentos. Existe un déficit de servicios. No sobra nadie, pero exigimos que realicen una reflexión.

- Antes nombró que actúan con cautela tras los atentados del 11 de septiembre. ¿El nacionalismo está pasando por una época de crisis?

- Desde esa fecha, la satanización natural que han sufrido los nacionalismos se ha incrementado. Por tanto, hay que plantear las tesis nacionalistas con una gradación distinta a como se ha hecho hasta ahora. Estoy dispuesto a plantearlo en ese sentido. No hago política ni defiendo unas ideas para solazarme con mis amigos o militantes, sino para que sirvan de cambio de una sociedad donde existe una incoherencia del modelo económico, social y cultural.

JUAN MANUEL GARCÍA RAMOS PRESIDENTE DEL PARTIDO NACIONALISTA CANARIO