Carnaval

Noche trónica

Diablos Locos ganó el primer premio de Interpretación en la gran final de murgas del pasado viernes, espectáculo que fue presenciado por unas diez mil personas. Bambones se hizo con el galardón del público, segundo de Interpretación y tercero de Presentación.

HUMBERTO GONAR, S/C de Tenerife
3/feb/02 20:30 PM
Edición impresa

Diablos Locos fue la triunfadora de la gran final de murgas del Carnaval, que estuvo protagonizada también por Singuangos, Bambones Mamelucos, Chinchosos, Triqui - Traques, Guachipanduzy, Ni Pico Corto y Trabas.

Unas diez mil personas, en su mayoría jóvenes, siguieron en directo y durante más de cinco horas las actuaciones que inauguró fuera de concurso la afilarmónica Ni Fú - Ni Fá. Al igual que sucediera con las finalistas, ninguna murga femenina logró obtener galardón en el apartado de Presentación, si bien el segundo premio de Ni Pico - Ni Corto, a una de las fantasías más divertidas y originales, supone un gran impulso para la familia de la calle de El Toscal, que logró superar este año el bache que sufriera en el Carnaval anterior, cuando se quedó fuera de la gran fiesta de la crítica.

La final se vivió en dos niveles claramente diferenciados. Las mejores y más trepidantes actuaciones las protagonizaron precisamente los tres primeros grupos que participaron: Diablos, Singuangos y Bambones, que estaban además entre los cuatro mejor puntuados. En tercera posición pasó a la final Mamelucos, murga que paró la final con un repertorio desconcertante dentro de su línea.

A partir de ese momento, el público de la plaza de España, que había bailado y vibrado con las tres primeras murgas, esperaba la sorpresa de la noche, que no llegó. Chinchosos puso en escena una espectacular, brillante y cálida presentación que enamoró a los presentes. A la vista de la calidad demostrada con su "Soñé", todo hacía pensar que llegaba la revolución, máxime si, al igual que Diablos Locos, este grupo utilizaba unas "trompetas electrónica" con luces en la boca del instrumento. Sin embargo, conforme pasaban los minutos, Chinchosos fue desgranando un repertorio que le fue restando puntuación.

Triqui - Traques se enfrentó al reto de volver a caldear la plaza, un objetivo difícil, máxime cuando se actúa en sexta posición y después de grupos de gran calidad. Sin embargo, su segunda canción, un tema que cuenta la historia de los personajes de dibujos animados cuando el tiempo ya ha pasado, fue una de las canciones más originales y divertidas de la noche.

Siguieron unos Guachi con un ritmo frenético y una primera interpretación que demostró sus letras cuidadas para criticar el maltrato que reciben los pacientes de la Seguridad Social. La canción de corte guachi, exponente de la crítica ácida, la reservaron para su segundo tema, en el que arremetieron contra el alcalde y las murgas del Carnaval, a las que acusaron de desunión y de ceder a los intereses del organismo autónomo de Fiestas. Pusieron como ejemplo que no acudieron al certamen de murgas de Candelaria por miedo a las supuestas amenazas.

Ni Pico y Trabas cerraron la final. Los últimos dejaron buen sabor de boca.