Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Dos personas atrapadas y tres heridas en el derrumbe de las obras del hotel Ritz leer

Novelerías promocionales y subdesarrollos vejatorios


3/feb/02 11:59 AM
Edición impresa

¿CÓMO DUDAR DE LA CONVENIENCIA de que Canarias participe en la FITUR? ¿Quién, en su sano juicio, podría disentir de que la presencia de las Islas en la Feria Internacional de Turismo no sólo es aconsejable, sino obligada? Sin embargo, ¿se están aprovechando todas las oportunidades de promoción insular que brinda el evento especializado en Madrid? Y, ante todo, ¿sobre qué realidades isleñas están apoyadas las estrategias promocionales?

No cuestionamos el buen hacer de ninguna autoridad. Ni el esfuerzo de los técnicos experimentados. Pero, salvados el afán de las primeras y el quehacer de los segundos, en este 2002, ¿se ha avanzado en la calidad difusora y propagandística de nuestra oferta o, por el contrario, retrocedemos? ¿Qué iniciativas originales enriquecen el prestigio ya conseguido en el pretérito, al menos por las empresas del subsector, el Patronato y el Cabildo tinerfeños y los entes colaboradores?

¿Cuántas sinergias novedosas son debidas a la Consejería correspondiente del Gobierno Autónomo y entidades públicas "adyacentes"? Si los objetivos, encomiables, consistían en ofrecer una marca global del Archipiélago y restringir costes, ¿en qué medida la comparecencia "unificada" en la plataforma madrileña deberíamos de computarla como mejorada para Tenerife?

¿Es que acaso hubo previo trabajo en equipo entre las Administraciones Canarias? ¿Alguien asignó cometidos, en función de los ámbitos respectivos? ¿O fallaron las coordinaciones incluso dentro del propio Departamento consejeril? ¿A quién responsabilizar de la sobreabundancia de improvisaciones y de chapucerías organizativas y hasta protocolarias?

¿A las Corporaciones Insulares y Municipales, que no tuvieron, al parecer, arte ni parte ni siquiera en la selección de las penosas fotografías de los bellísimos parajes de Garachico o de la playa de Los Cristianos? Y en cuanto al pabellón, aunque ciertas versiones oficiales resumían que gustaba a miles de visitantes, y así lo publicamos en EL DÍA, hoy hemos de matizar y recoger otros criterios. Porque, si bien el vídeo y las actuaciones artísticas en el acto inaugural merecieron aplausos, el "stand", desangelado, evoca estampas retrógradas. Medio cutres. Ramplonas. Del siglo pasado, sin la hermosura de las tradiciones ni tampoco el confort de la funcionalidad vanguardista.

¿TAL VEZ SE HAN ENDEREZADO las tendencias pueblerinas, tercermundistas, del ayer? Ni por asomo. ¿Cuántos políticos, que nada tienen que ver con la gestión turística, volvieron a disfrutar de estas "minivacaciones invernales", en la Villa y Corte, con cargo al dinero del común? ¿Qué hábito es ése, a caballo entre la corruptela y el desprecio al ciudadano, que revela deslealtades a una representatividad más responsable y austera?

Resulta sarcástico que pretenda "venderse" en FITUR el "producto", aliñado, de seguridad, sosiego y buen clima - ¿qué hay de los atractivos culturales y de otros provenientes de las idiosincrasias isleñas? - , mientras en Tenerife y las Islas Occidentales, gravemente desatendidas en efectivos policiales, crecen las inseguridades callejeras y las desprotecciones de las gentes del país y de quienes nos visitan. Por no citar el perceptible abandono de la higiene, el aseo, la limpieza y el no menos escandaloso incremento de todo tipo de explotaciones, de basuras y desechos que nos abocarán a impredecibles desórdenes... ¿cómo aguanta cada palo administrativo su vela de inexcusables deberes?

LO CIERTO ES QUE TROPEZAMOS con una escalada de fuertes deterioros, potenciados por la parcialidad o las arbitrariedades de unos centralismos, en los Ministerios y en las Consejerías, que le fuerzan a la ciudadanía a preguntar cuándo y de qué modo arropan esas instituciones a los Cabildos y Ayuntamientos.

El malestar en la Corporación Insular tinerfeña, ahora mismo a cuenta del humillante "desequilibrio sociosanitario" y que denunciaba el vicepresidente José Manuel Bermúdez en EL DÍA del jueves, es el último eslabón de una cadena de continuos desatinos gubernamentales. Para con Nivaria. Inexorablemente. ¿Hasta cuándo? ¿Quién entroniza la continuidad de los pactos y apaños del PP con CC o la "estabilidad" coalicionera sobre las desatenciones hacia nuestros mayores y enfermos mentales, especialmente ofensivas?

Desde las novelerías en la promoción turística, hasta en tantos desequilibrios para el subdesarrollo tinerfeño, ATI-CC demuestra conductas muy dispares, según las áreas en que actúa. ¿Quién, en aras del bien común de las Siete Islas, impide la esquizofrenia vejatoria? ¿Tanto cuesta recuperar la cordura?