Vivir

Unos 2.700 niños del Archipiélago se encuentran en situación de riesgo social

Dieciséis mil menores, alrededor del 4 por ciento de la población isleña, reciben asistencia económica y social, en la que también se incluyen escuelas infantiles y programas de reinserción laboral y formación profesional para miembros de sus familias.

EFE, Las Palmas
6/feb/02 20:38 PM
Edición impresa

Un total de 2.666 niños reciben atención especializada en Canarias por encontrarse en situación de riesgo, figura establecida con carácter pionero en España en el Plan Integral de Protección del Menor, para detectar situaciones de dificultad social que repercuten en la infancia.

Los datos fueron facilitados ayer por la directora general de Protección del Menor y la Familia, Esperanza Sastre, en la presentación del diagnóstico de la infancia en riesgo en Canarias.

Absentismo y fracaso escolar, adscripción a núcleos familiares con dificultades de estabilidad, existencia de figuras de referencia adultas con adicción a diversas sustancias tóxicas, o desarraigo social causado por su procedencia extranjera o peninsular, sobre todo en núcleos turísticos, son algunos de los factores que desembocan en la declaración de riesgo en la infancia.

Sastre informó de que 16.276 menores, el 4,4 por ciento de la población de Canarias, reciben en el Archipiélago asistencia general, de carácter económico y social, en la que también se incluyen escuelas infantiles y programas de reinserción laboral y formación profesional de miembros de sus familias.

En el núcleo familiar

Estas medidas pretenden prevenir las situaciones de riesgo que conducen al desamparo y son acciones desarrolladas en el núcleo familiar, cuya competencia recae en los ayuntamientos.

De esos 16.276 niños, 5.941, un 72 por ciento, son atendidos por los servicios municipales en virtud de programas básicos de ayuda a la familia y la convivencia, y 5.720 asisten a escuelas infantiles.

Otros 4.615 menores, un 28 por ciento, se benefician de servicios de atención especializada, que no implica internamiento en centros, hogares o residencias, y de ellos, 2.666 están declarados en riesgo.

Esto quiere decir, explicó Sastre, que reciben una atención especial en el seno de su familia y su entorno como medida protectora incluida en el citado plan integral, que se encargan de aplicar los alcaldes de cada municipio con el fin de que las necesidades de los menores sean debidamente satisfechas en sus núcleos familiares.

El papel municipal

El Gobierno de Canarias destinará este año a las corporaciones locales 3,7 euros (620 millones de pesetas), con los que se financiarán las acciones previstas en esta materia, anunció el consejero de Empleo y Asuntos Sociales, Marcial Morales.

Sastre informó también de que 1.372 menores del Archipiélago son acogidos por familias solidarias no biológicas y otros 1.124 se incluyen en programas de acogimiento residencial.

Respecto a la distribución de los menores declarados en riesgo, afirmó que todos los municipios canarios cuentan con alguno en esta situación, si bien destacó que los casos se concentran más en las grandes urbes, como Las Palmas y Telde, y Santa Cruz y La Laguna.

Morales matizó que los municipios turísticos de las Islas concentran casos de desarraigo de menores de familias procedentes de la Península o del extranjero establecidas en el Archipiélago, un fenómeno derivado de la importancia del sector en zonas como el sur de Gran Canaria y Tenerife, y que en los últimos meses tiene mayor incidencia en Lanzarote y Fuerteventura.

En cuanto a la ejecución de los objetivos trazados en el Plan Integral de Protección del Menor de Canarias, vigente hasta 2008, Sastre afirmó que en la actualidad, y a cinco años de su finalización, es del 96 por ciento.