La Laguna

La ermita de La Trinidad, pequeña joya de la arquitectura religiosa del siglo XVIII

Ubicada en la avenida del mismo nombre, el pequeño templo muestra un vistoso pórtico de cantería. Junto a esta construcción, que data de 1769, se encuentra la Casa Peraza de Ayala, que también ofrece elementos decorativos netamente canarios.

EL DÍA, La Laguna
7/feb/02 14:07 PM
Edición impresa
EL DÍA, La Laguna La avenida de La Trinidad, que se encuentra dentro de la zona "tampón" del centro declarado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco cuenta con algunas joyas arquitectónicas, entre ellas la ermita del mismo nombre, La Trinidad. Esta construcción religiosa se terminó de construir en 1769 y tiene acceso desde la casa contigua.
El pequeño templo forma unidad arquitectónica y visual con la fachada de la Casa Peraza de Ayala y mantiene los peatones de capillas y ermitas dispersadas por el municipio y, en particular, en el casco histórico.
Del inmueble contiguo, la Casa Peraza de Ayala, cabe resaltar que fue levantada a mitad del siglo XVIII. Fue Baltasar Gabriel Peraza de Ayala quien mandó a construirla en lo que es hoy un botón de muestra de la vivienda doméstica típica de La Laguna.
Lo que más llama la atención de este inmueble es quizá la amplitud de la portada, de la que sale el balcón desde la última de las plantas.
Distribución Típica de la arquitectura isleña, la fachada se distribuye en tres plantas. En el último piso se encuentra el referido balcón cerrado con celosías, rematado por cornisa y alero.
El patio presenta pies derechos con zapatas y una decoración de pequeños cuadrados decrecientes.
Este tipo de vivienda doméstica, asimilada no sólo en Canarias sino también en América, tan singular por sus espléndidos balcones, será una constante en el recorrido de las diferentes calles del centro lagunero.