Jornada Deportiva

Perdonó

El Tenerife marcó un gol, pero falló ocasiones increíbles frente al Zaragoza, y el conservadurismo del entrenador estuvo a punto de propiciar una derrota que evitó Aragoneses al final.

7/feb/02 14:00 PM
Edición impresa

Quienes vieron el partido aún no se pueden explicar cómo el Tenerife regresa sólo con un punto de Zaragoza. Marcó un gol, falló lo imposible y casi pierde cuando Pepe Mel se decidió a hacer cambios. Como dijo hace unos días el propio técnico, "es la leche".

Pese a que el empate no sirvió para dejar los puestos de descenso, los blanquiazules demostraron en La Romareda que lo del Barcelona es historia y, sobre todo, que se puede seguir soñando con la permanencia. Seguro que si no se perdona tanto, las victorias tienen que llegar.