Venezuela

Un segundo militar en activo se suma al descontento contra el presidente Chávez

El capitán de la Guardia Nacional Pedro Flores se presentó en La Casona, donde se desarrolló una protesta liderada por Pedro Soto y apoyada por una multitud.

9/feb/02 21:27 PM
Edición impresa

Los dos oficiales que pidieron la dimisión de Chávez exhortaron ayer a sus compañeros de armas a sumarse a esta iniciativa para que su "sacrificio valga la pena". El coronel de aviación Pedro Soto y el capitán de la Guardia Nacional Pedro Flores (en la imagen) ratificaron ayer su rebeldía y animaron a los centenares de asistentes a continuar con las manifestaciones contra el Gobierno. Flores señaló que esperaba que se sumasen a la protesta otros oficiales en activo de los muchos que, según él, están descontentos con la gestión de Chávez. El vicepresidente del Gobierno, Diosdado Cabello, admitió que un tercer oficial podría adherirse a la acción de Flores y Soto.

AGENCIAS, Caracas

Otro militar en activo se sumó ayer al supuesto descontento castrense en contra del presidente venezolano, Hugo Chávez, al solidarizarse con el coronel de Aviación Pedro Soto, que pidió el jueves la renuncia del mandatario.

El capitán de la Guardia Nacional (policía militar) Pedro Flores se presentó en la casa presidencial de La Casona, donde se desarrolló una protesta liderada por Soto y apoyada por una multitud que con cacerolas, gritos y pitos pidió la renuncia de Chávez.

Flores dijo a los periodistas en La Casona que la postura de Soto "es un sentir que está en muchos militares" e inmediatamente hizo un llamado a sus compañeros que tienen "ese sentir" a incorporarse al descontento público, iniciado por Soto, quien en un foro por la democracia pidió la renuncia de Chávez, la convocatoria de nuevas elecciones y la llegada a la presidencia de un civil.

Sacrifica su carrera

Flores subrayó que con esta posición "sacrifica" su carrera militar pues sería ascendido al grado de mayor este año, pero afirmó no estar "arrepentido" pues su acción es por "Venezuela, mi familia y el pueblo completo".

El capitán es el segundo militar en activo que se suma públicamente al descontento contra Chávez y critica su política, calificada por la oposición como "totalitaria" y de corte "fascista".

El jueves, el coronel Soto se enfrentó públicamente a Chávez y fue protagonista de una serie de incidentes que fueron desde la fuga de su residencia, una virtual detención por parte de la policía militar en una carretera y su posterior liberación debido a la presión "in situ" de la sociedad civil, que consideró que el Gobierno estaba "atropellando" al militar.

La jornada terminó con dos protestas, una de oposición que pedía la salida de Chávez frente a La Casona, y otra de adeptos al presidente que también con gritos, cohetes y pancartas expresaron su apoyo al mandatario, que hasta ahora no se ha pronunciado en torno a los hechos.

El jueves no se registraron acciones violentas y anoche continuaban las protestas en ambos bandos, pero diferentes zonas de la capital.