Dinero y Trabajo

Hay que implicar más al empresario

La desaceleración y los atentados de septiembre han forzado un replanteamiento de la estrategia turística en todo el mundo. Y Canarias no es una excepción. El gran reto de futuro para las Islas está en consensuar una política que case promoción y comercialización.

10/feb/02 21:28 PM
Edición impresa

Los atentados terroristas del 11 de septiembre han marcado un antes y un después en el negocio turístico a escala mundial. Pero los representantes del Archipiélago en la Feria Internacional de Madrid (Fitur 2002), que cerró sus puertas el pasado domingo, han regresado a sus respectivas Islas con el convencimiento de que, pese a la incuestionable desaceleración económica, el negocio turístico mantiene el pulso firme en España y decididos a hacer un replanteamiento turístico que consolide los resultados obtenidos en 2001, año en que Canarias, por primera vez, se situó a la cabeza de las comunidades españolas en recepción de turistas.

Sobre la necesidad de acudir a ferias como Fitur para promocionar la marca Canarias no hay dudas. Y de la vitalidad de la feria madrileña hablan por sí solos datos como que, pese al momento de incertidumbre, hayan acudido a la última convocatoria casi 9 mil empresas de 170 países.

Analizar la situación por la que atraviesa el sector y divulgar las propuestas concretas para que la marca Canarias siga en la línea ascendente que viene registrando y coadyuve al crecimiento económico isleño, con sus beneficiosos efectos sobre el empleo, es el objeto del presente debate, organizado por EL DÍA con el encabezado Fitur y las políticas de promoción. Las distintas administraciones han estado representadas por el director general autonómico de Promoción Turística, Antonio Miguel Sánchez González; la consejera insular de Turismo y Paisaje y vicepresidenta ejecutiva de la Sociedad de Promoción Exterior de Tenerife (Spet), Pilar Parejo Bello, y, en el tramo local, por Salvador García Llanos y Miguel Delgado Díaz, alcaldes de Puerto de la Cruz y Arona, municipios pioneros en el desarrollo turístico de Tenerife. La opinión de la patronal la expuso el gerente de la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y EL Hierro (Ashotel), Ricardo Fernández de la Puente Armas. La lectura de la Asociación Provincial de Agencias de Viajes de Santa Cruz de Tenerife (APAV) la dejó clara su vicepresidente ejecutivo, José Ignacio Alonso Martínez.

Todos los intervinientes, pese a discrepar en detalles puntuales, coincidieron en la necesidad imperiosa de aumentar la colaboración entre todas las administraciones implicadas en la promoción turística y abrir, al mismo tiempo, la puerta al empresariado turístico, que reclama "una mayor presencia en la toma de decisiones a nivel de la Comunidad Autónoma", según enfatizó Fernández de la Puente.

Reposicionarse en el exterior

Antonio Miguel Sánchez recordó que existe una larga trayectoria de colaboración entre las distintas administraciones del Archipiélago en ferias y jornadas, que, en su opinión, "debe seguir en la actual línea en el medio y largo plazo". Ahora bien, abogó por hacer, de manera simultánea, acciones turísticas a corto plazo en las que participen las distintas administraciones del Archipiélago, la autoridad turística nacional y, "en la medida de lo posible, el empresariado, ya que la situación actual lo requiere".

Sánchez dijo que es importante no olvidar que aunque el desarrollo del sector "debe ser más hacia la calidad que hacia la calidad", el turismo de "sol y playa es fundamental para Canarias". Y en ese contexto, apostó por "tratar de incentivar reservas en todos los mercados emisores y, en particular, el británico y alemán".

Pilar Parejo señaló que "los buenos resultados que ha tenido Tenerife en los últimos años no son fruto de la casualidad, sino de que hemos sido capaces de aunar esfuerzos y perseguir objetivos comunes". Recordó la consejera que el Cabildo de Tenerife trabaja desde hace más de ocho años en el perfeccionamiento de la actual estrategia de promoción, que apuesta por rentabilizar las nuevas herramientas que brinda la sociedad de la información, con Internet como locomotora, anticipar los cambios en los gustos de los potenciales clientes para poder darles el mayor grado de satisfacción posible y, en cada momento, el mejor producto turístico en términos de calidad - precio.

La experiencia de Tenerife se ha traducido en una segmentación de productos y una especialización por zonas que enriquece a la Isla como destino de cara al exterior, al tiempo que reduce las posibilidades de competencia turística entre municipios, según destacó Parejo. La consejera vinculó el hecho de que "Tenerife sea la Isla que mejor comportamiento tuvo en 2001" a su "reposicionamiento en el exterior". Al hilo de este razonamiento, llamó a los responsables de los distintos tramos de la administración en el Archipiélago a cerrar filas en torno a una única política turística e implicar de una manera decidida al sector empresarial isleño. Para Parejo es indispensable dotarse de las herramientas idóneas para poder medir el grado de cumplimiento de los objetivos en cada momento, y, en consecuencia, tener capacidad de reacción. Y, sobre todo, insistió, hay que "casar" la promoción y la comercialización turísticas, de lo contrario "será muy difícil que pueda seguir avanzando el desarrollo del sector y, por extensión, de la economía canaria.

Salvador García Llanos animó a uniformar políticas y, desde el necesario respeto a las peculiaridades, evitar el riesgo de "dispersar los recursos abundantes de que disponen las distintas administraciones y el sector privado" para la promoción turística. Miguel Delgado, que apoyó sin reservas las tesis de Parejo, afirmó con rotundidad que "Gobierno, cabildos y ayuntamientos turísticos tienen que aunar esfuerzos en torno a una única política turística y, además, implicar al empresariado".

Fernández de la Puente se mostró convencido de que los buenos resultados de Tenerife en 2001, que apuesta en firme por el binomio calidad - precio, son la prueba de que la colaboración en materia de promoción que han establecido los empresarios con el Cabildo, vía Spet, y los distintos ayuntamientos turísticos debe ser extrapolada al conjunto del Archipiélago, "única manera de aprovechar mejor los recursos".

Por su parte, José Ignacio Alonso criticó a las distintas administraciones "por no haber hecho algo de inmediato, tras los atentados del 11 de septiembre, para, aprovechando la gran suerte de que Tenerife es un destino tranquilo y una Isla superconocida en el mercado europeo, mejorar los resultados del invierno, que es temporada alta en Canarias. Acto seguido, se mostró de acuerdo con que las distintas administraciones aumenten su actual nivel de cooperación. "Porque si esperamos por Turespaña, el elefante todavía irá más lento", apostilló con ironía. "Si no se trabaja deprisa, este verano puede ser muy difícil para Tenerife", advirtió José Ignacio Alonso. Una preocupación que compartió Pilar Parejo.