Vivir

El Registro Poblacional del Cáncer almacena datos de 40 mil isleños

Salud Pública ha depurado la información contenida en las fichas registradas desde el 1 de enero de 1993 a finales de 1996, de la que se desprende que cada año aparecen en las Islas unos 4.800 nuevos tumores malignos, sobre todo de pulmón, próstata, mama y colon - recto.

EL DÍA, S/C de Tenerife
10/feb/02 21:28 PM
Edición impresa

La base de datos del Registro Poblacional del Cáncer de Canarias, creado en 1993 en la Dirección General de Salud Pública, cuenta ya con 40 mil fichas, en las que se han identificado los tumores nuevos invasivos diagnosticados desde ese año hasta finales de 1996, lo que supone unos 4.800 casos nuevos de promedio para cada anualidad.

Del análisis de la información recabada por el equipo de expertos del registro, que rastrea en todos los servicios hospitalarios públicos y privados los tumores malignos declarados en Canarias desde el año de partida, se desprende que unos 2.800 enfermos nuevos son hombres y 2 mil mujeres.

La médico - técnico Araceli Alemán señaló a EL DÍA que "por cada 100 mil habitantes y año aparecen en las Islas 303 casos nuevos, tasa que en los hombres es más elevada; así, por cada tres que enferman de cáncer hay dos mujeres con la misma enfermedad".

El riesgo de desarrollar la patología antes de los 75 años es también mayor en los hombres, con un 30 por ciento de posibilidades, lo que arroja que por cada siete varones que alcancen esta edad dos desarrollarán cáncer. En contrapartida, el porcentaje de riesgo en las mujeres es algo más bajo, con dos casos en cada diez.

De estos datos se desprende que la incidencia de la enfermedad entre los canarios es superior a la media española y de la Unión Europa, mientras las canarias arrojan una incidencia algo inferior a la europea pero superior a la nacional. En este grupo, el comportamiento de la enfermedad se parece más al de la zona mediterránea.

En cuanto a los tumores más frecuentes, entre los hombres abunda más el de pulmón (17 por ciento del total de cánceres), próstata (15,7%) y colon - recto (10,31%), frente al de mama (27,5%), cólon - recto (11,5%) y cuerpo del útero (7%), en las mujeres.

Se trata de la primer vez que la Dirección General de Salud Pública, de la Consejería de Sanidad y Consumo, hace públicos datos concluyentes y oficiales sobre la incidencia de los carcinomas en el Archipiélago de una serie continuada de años, sin necesidad de recurrir a estadísticas extranjeras.

Homologado por la OMS

Esto ha sido posible gracias al Registro Poblacional, homologado por la Organización Mundial de la Salud e integrado en una red europea en la materia. Entre sus peculiaridades, destaca que atiende las recomendaciones del IARC (Agencia Internacional de Investigación en Cáncer), con sede en Francia, que certifica sus informes.

Araceli Alemán indicó que la labor de los técnicos es el rastreo de todos los tumores malignos diagnosticados a partir del 1 de enero de 1993 y la depuración de los datos, un trabajo denso que ha cumplimentado el chequeo y análisis de la casuística hasta el 31 de diciembre de 1996, aunque el trabajo avanza por 1998 del que todavía no hay datos depurados.

"La mayoría de los registro de España y mundiales van por el año 1997, por lo que se puede asegurar que el canario va bien", matizó la técnico.

En la labor de búsqueda han aparecido muchos casos diagnosticados en años anteriores, tumores identificados luego como benignos o de enfermos no residentes, entre otras situaciones que elevan a 40 mil el número de fichas.

El procedimiento de trabajo consiste en la búsqueda activa de los enfermos de cáncer diagnosticados en los servicios hospitalarios de anatomía patológica, radioterapia, hematología, admisión, oncología médica y en los laboratorios privados de anatomía patológica. Además, se utilizan los certificados de defunción. Una vez recabados, se analiza cada caso hasta depurar la información que pasa al banco de datos del registro.

El registro cubre las islas de Tenerife y Gran Canaria, que acaparan el 85 por ciento de la población de las Islas, aunque el objetivo es ampliar su acción a las restantes.