Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Hélène Cattet y Bruno Forzani revitalizan el cine fantástico europeo leer
COMENTARIO NACIONAL CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS

El desafío de los jueces


11/feb/02 9:33 AM
Edición impresa
LA FOTO QUEDARÁ para la historia. Al menos para la del poder judicial. Magistrados y fiscales de todas las ideologías despidieron el jueves pasado, con aplausos y a las puertas de la Audiencia Nacional, a los magistrados suspendidos cautelarmente por el Consejo General del Poder Judicial a causa de la inmensa irresponsabilidad de haber dejado escapar a un narcotraficante sobre el que pesaba una petición fiscal de sesenta años de cárcel y una multa de setenta mil millones de pesetas. Sería poco decir que este acto de solidaridad ha sido improcedente. Se trata de una acción verdaderamente preocupante desde el punto de vista de la normalidad democrática. Ha sido un motín simbólico contra la propia jerarquía judicial. Un acto de desagravio para unos supuestos delincuentes y un acto de agravio para las instituciones. Pocas veces un acto corporativo ha podido llegar más lejos frente: ha sido una advertencia al Tribunal que deberá decidir si los tres magistrados son culpables de prevaricación dolosa que es la acusación más grave que puede hacerse a un juez. La estampa revela con fidelidad la situación que se vive en estos momentos en el poder judicial. Conservadores y progresistas se apiñan en torno a unos compañeros cuyo comportamiento produjo alarma social al decir del fiscal general y al decir del órgano de gobierno de los jueces. ¿Cómo hablar en estas condiciones del Pacto de la Justicia? En más de una ocasión he criticado la obsesión de los políticos españoles por hacer "pactos" cuando simplemente se trata de gobernar según las normas de las mayorías y minorías. Pero lo peor no es el carácter innecesario de los pactos sino que ni siquiera llegan a serlo en la práctica.
COMENTARIO NACIONAL CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS