Sucesos
COMENTARIO DEL DÍA

Un esfuerzo por el bien de la Isla


11/feb/02 9:33 AM
Edición impresa

MAÑANA MARTES ES EL DÍA fijado por los sindicatos para iniciar una huelga en el transporte discrecional de viajeros de la provincia tinerfeña. En principio, está previsto parar los martes y viernes durante un mes, pero ya algún sector habla de dejar las guaguas aparcadas de modo indefinido.

Las consecuencias pueden ser terribles para las Islas Occidentales, para la imagen de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro en el exterior. Nos hemos salvado de la crisis provocada por los atentados contra Estados Unidos y no sería de recibo que se repitieran imágenes como las de hace unos meses, con miles de turistas abandonados a su suerte en los aeropuertos y sin posibilidad de desplazarse a sus hoteles o alojamientos.

También afectará la huelga a los escolares, que se quedarán sin guaguas de transporte, y al propio Carnaval, la Fiesta más importante de la Isla. En todos estos extremos deberían pensar las partes en conflicto a la hora de negociar el convenio, aunque, por desgracia, y sin querer culpar a nadie en concreto, no es así.

No obstante, aún queda una posibilidad de restablecer el diálogo y emprender un acercamiento de posturas. Hoy por la noche se celebrará una asamblea de trabajadores y los responsables sindicales darán a conocer los avances logrados durante la semana. Si hay acuerdo con la patronal, votarán la desconvocatoria. De lo contrario, fijarán la naturaleza de las movilizaciones.

Es necesario evitar estos paros. Como bien dijo el presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior -que hizo un llamamiento a la cordura, el diálogo y la responsabilidad-, los efectos pueden ser "tremendos", tanto en el transporte escolar como turístico.

En ningún caso pueden salir perdiendo los ciudadanos, ajenos del todo a los problemas laborales de estos señores. Ni los turistas, ni las propias Islas son culpables de la situación. ¿No es así?

COMENTARIO DEL DÍA