Internacional

El Ejército israelí causa 22 heridos al bombardear posiciones palestinas en Gaza

El ataque es respuesta al atentado cometido unas horas antes por la organización Hamás contra un restaurante cercano a la base militar hebrea al sur de Israel en el que murieron un hombre y una mujer, además de los dos extremistas responsables del ataque.

COLPISA, Gaza
11/feb/02 21:28 PM
Edición impresa

La escalada de violencia volvió ayer a Oriente Próximo, donde aviones de combate israelíes F-16 bombardearon el cuartel general de las fuerzas de seguridad palestina en Gaza, causando al menos 22 heridos, entre civiles y miembros de la seguridad. El ataque es una represalia por el atentado perpetrado horas antes contra un restaurante cercano la base militar hebrea de Beersheba, en el sur de Israel, que fua reivindicado por la organización fundamentalista Hamás.

En ese atentado perdieron la vida un hombre y una mujer israelíes, además de los dos extremistas palestinos responsables del ataque, abatidos por disparos del Ejército poco después de que abrieran fuego contra el local, frecuentado por civiles y militares. Con estas muertes asciende a 1.193 el número de víctimas desde el comienzo de la Intifada el 28 de septiembre de 2000, entre ellas 913 palestinos y 257 israelíes.

El portavoz israelí, Arieh Meckel, atribuyó al presidente palestino, Yasir Arafat, bloqueado por el Ejército israelí en Ramala desde el pasado 3 de diciembre, la responsabilidad del atentado por incitar frecuentemente a los palestinos al martirio.

Asimismo, el ataque se produce en un momento en que Israel continúa la búsqueda de activistas islámicos y coincide con la vuelta del primer ministro israelí, Ariel Sharon, a Tel Aviv después de un viaje oficial a Estados Unidos. Durante esa desplazamiento las autoridades de Washington anunciaron su intención de continuar presionando a Arafat para que luche contra el terrorismo, pero se negaron a ignorarle a nivel político.

"Tomar decisiones"

Sharon, reunido con su minigabinete de seguridad en el desierto de Neguev, acusó ayer a Arafat de tener responsabilidad "directa" en los actos de violencia.

En este sentido aseguró, en declaraciones a la televisión y a la radio pública hebrea, que Israel tomará "decisiones". Por el momento, el Ejército israelí extendió a últimas horas de la tarde de hoy sus ataques con helicópteros a objetivos palestinos en el norte de la franja de Gaza, sin que se hayan registrado heridos hasta el momento.

Poco después del atentado ocurrido en la mañana de ayer, tanques israelíes realizaron una incursión en el norte de la franja de Gaza, según fuentes de los servicios de seguridad palestinos, sin que se produjeran heridos. Estos dispositivos militares se adentraron dos kilómetros al este del campo de refugiados palestinos de Jabaliya, al norte de la ciudad de Gaza, y dispararon contra puestos de los servicios de seguridad palestinos.

Asimismo, un cohete tipo Qassam-2, fue lanzado desde la franja de Gaza y cayó en un "kibbutz" (granja colectiva) del sur de Israel sin que hubiera que lamentar heridos en esta ocasión, según indicaron fuentes militares a los medios de prensa.

El pasado miércoles el Ejército hebreo interceptó en los territorios palestinos un camión que transportaba ese mismo tipo de armamento, con un alcance de 8 a 10 kilómetros y que nunca había sido usados por los palestinos.

Por otro lado, el Ejército israelí detuvo a tres palestinos en una incursión realizada en la madrugada del domingo cerca de Naplusa, horas después del atentado que costó la vida a una israelí de 78 años en esta misma zona. Un grupo de soldados, con el apoyo de tanques, entró en el campo de refugiados de Askar, cerca de Naplusa, y detuvo a los hermanos Mohammed, Jamil y Jamis Bayram, aunque no consiguieron arrestar al primogénito de la familia, Rami. Durante esa incursión, el palestino Fahmi Duaikat, de 45 años de edad, murió debido a una crisis cardiaca al comenzar un tiroteo, según indicaron fuentes médicas palestinas tras el incidente.