Carnaval

La Palma se vistió de blanco

Tres mil kilos de polvos de talco, distribuidos por el Ayuntamiento de la capital palmera, se tiraron ayer en el Desfile de los Indianos.

El DÍA, S/C de La Palma
12/feb/02 21:28 PM
Edición impresa

Más de diez mil personas, según fuentes de la Policía Local de Santa Cruz de La Palma, se echaron ayer a la calle para participar, un año más, en el desfile de los Indianos, el número más singular y emblemático de las fiestas de Don Carnal en la Isla, en el que los protagonistas fueron los polvos de talco.

Unos tres mil kilos de este producto, facilitados por el Ayuntamiento capitalino, se tiraron en la capital palmera que, por unas horas, se convirtió en un inmenso manto blanco, pues a los polvos de talco hubo que sumar la vestimenta de los Indianos que era completamente blanca.

Como se recordará, con el citado desfile se recuerda la figura del indiano que vuelve de las Américas a su lugar de origen convertido en nuevo rico. Es por ello que los participantes acudieron a la celebración ataviados con su mejores galas.

Los hombres, vestidos con pantalón e impecable guayabera blanca o traje de lino blanco, llevando como complemento sombreros de paja, cadenas, anillos de oro, bastones o instrumentos musicales con que los animar la fiesta. Y las mujeres, con vestidos o falda larga blanca de volante y blusas de gasa o seda con encajes, pamelas o adornos florales en la cabeza y muchos elementos de bisutería como collares, pulseras y anillos.

Las maletas y los baúles tampoco faltaron en este multitudinario acto en el que también brillaron con sonido propio los tambores y maracas que portaban los indianos y que amenizaron toda la jornada desde que comenzó el desfile, a eso de las cinco de la tarde, y hasta su conclusión, ya por la noche.

La comitiva partió desde la avenida Bajamar y a ritmo de batucadas avanzó por la avenida Marítima, subió por la avenida El Puente, para desembocar en la calle Pérez de Brito y en el Castillo de Santa Catalina, lugar del desembarco.

La fiesta continuó después hasta altas horas de la madrugada y es que el lunes de Carnaval es uno de los días más importantes del año en la Isla y por eso se volvió a repetir la magia, grandes y chicos se disfrazaron de blanco, se empolvaron y bailaron sin parar para recordar la figura del palmero que se fue a las Américas en busca de fortuna y regresó rico. De ahí, la parodia y la fiesta que se viene celebrando en Santa Cruz de La Palma desde los años 60.

Finalmente, destacar que pese a la gran multitud que se congregó en el día de ayer en la capital palmera no hubo que lamentar incidentes graves, tal y como lo aseguraron a este rotativo fuentes de la Policía Local cuyos efectivos permanecieron movilizados durante todo el día y también a lo largo de la noche, para garantizar la seguridad de todos los participantes.